Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Salud Infantil’ Category

meningitisInflamación de las membranas que recubren el cerebro (meninges) y del líquido cefalorraquídeo que rodea el sistema nervioso central. Su origen es, generalmente, infeccioso y se trata de una urgencia médica que debe ser tratada y diagnosticada rápidamente para lograr los mejores resultados.
El meningococo es la bacteria responsable de la mitad de las meningitis agudas de nuestro país, seguida por el neumococo (causa más frecuente en el adulto) y Haemophilus influenzae.
La enfermedad afectaba a los lactantes y a los niños más que a los adultos, pero la demografía de la enfermedad está cambiado desde que se introducen las vacunas contra el Haemophilus influenzae en la atención pediátrica.
Durante el año 2011 se notificaron, según datos del Centro Nacional de Epidemiología, un total de 543 casos de enfermedad y, en el año 2012, 482 casos de enfermedad meningocócica. Uno de cada 10 casos es mortal y uno de cada cinco deja secuelas graves de por vida, como pérdida de audición, daño en huesos o articulaciones, lesiones en la piel, problema psicosociales, alteraciones neurológicas y de desarrollo o fallo renal. Según el Centro Nacional de Epidemiología en España el 70% de las infecciones meningocócicas son causadas por el serogrupo B de la bacteria Neisseria meningitidis.
Etiología
Generalmente se produce como resultado de una infección por bacterias, virus, micobacterias, hongos y amebas. Puede tener también causas no infecciosas, como la irritación de las meninges producida por sustancias químicas.
La puerta de entrada de los gérmenes hasta el cerebro puede producirse a través de tres vías:

  • Diseminación hematógena.- A través del torrente sanguíneo desde un foco infeccioso distante (nasofaríngeo generalmente).
  • Infección por contigüidad.- A partir de focos infecciosos de las estructuras craneales adyacentes como el oído o los senos paranasales.
  • Infección por inoculación directa.- Ocurre en los traumatismos craneales penetrantes o, con menos frecuencia, tras una intervención neuroquirúrgica.

Síntomas

Los síntomas más importantes y comunes a cualquier tipo de meningitis son:

  • Fiebre
  • Cefalea.- De gran intensidad en los casos agudos y se puede acompañar de fotofobia.
  • Náuseas y vómitos
  • Rigidez de nuca.- Resistencia de la musculatura cervical a la flexión activa o pasiva de la cabeza, asociada a dolor local.
  • Alteración del nivel de conciencia

Las meningitis bacterianas agudas y meningitis causadas por ciertos hongos y amebas pueden causar también un deterioro rápido del estado mental, convulsiones y shock.
En los niños pequeños las únicas manifestaciones clínicas pueden ser apatía, llanto y rechazo de la alimentación.Los ancianos pueden presentar únicamente alteración del nivel de conciencia, sin fiebre ni rigidez de nuca.

Signos Meníngeos
La irritación de las meninges produce rigidez de nuca y otros signos exploratorios más específicos:

signoSigno de Kerning.- Con el enfermo en decúbito supino, al elevar los miembros inferiores con extensión de la    rodilla, estas se doblan al flexionar la cadera, pese a la resistencia del explorador.

sino2

 

Signo de Brudzinski.- Con el paciente en decúbito supino, al flexionar el cuello del enfermo, éste flexiona inconscientemente las rodillas.

 

 

vasoPetequias.- Pequeñas manchas de color rojo o morado que normalmente aparecen primero en el torso y, en poco tiempo, se extiende por el resto del cuerpo. Si al presionar las manchas con un vaso de cristal estas no desaparecen, puede tratarse de petequias peligrosas y es imprescindible obtener ayuda médica urgente.

Diagnóstico
El diagnóstico se basa principalmente en la clínica y en los hallazgos de la punción lumbar. El examen del líquido cefalorraquídeo permite identificar el agente causante de la meningitis en la mayoría de los pacientes.

Tratamiento
El tratamiento definitivo va a depender de la identificación de la causa subyacente, pero debe ser instaurado inmediatamente tratamiento antibiótico empírico contra la meningitis infecciosa, de acuerdo con la edad del paciente y sus antecedentes de enfermedad.
La administración de corticoides intravenosos al principio del tratamiento reduce el riesgo de mortalidad y discapacidad como la pérdida de audición en niños.

Prevención
La prevención de la meningitis se hace mediante dos medidas principales: la vacunación y la quimioprofilaxis.

  • Vacunación.- Como prevención primaria, se recomienda vacunar a todos los niños contra Haemophilus influenzae. España es el único país europeo donde no se puede adquirir la primera vacuna contra la meningitis B a pesar de estar aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad la tiene aprobada desde el pasado 27 de enero para su uso hospitalario pero no para su comercialización.
  • Quimioprofilaxis.- Consiste en la administración de un antibiótico durante cortos periodos de tiempo a las personas que han estado en contacto con un paciente diagnosticado de meningitis. Con ello se consigue erradicar el germen en los portadores sanos y se evita su diseminación.

Read Full Post »

Aparición repetida de despertares bruscos que suelen estar precedidos por gritos o lloros de angustia. Suelen aparecer durante el primer tercio del sueño y prolongarse por espacio de 1-10 min. Se acompañan de activación vegetativa y manifestaciones comportamentales de miedo intenso, por ejemplo, taquicardia, taquipnea y sudoración. Este tipo de parasomnia se caracteriza porque durante el episodio, es difícil despertar o calmar al niño y no responde a los esfuerzos de los demás por tranquilizarle. Si éste consigue despertarse, no recuerda nada del contenido del terror o bien sólo imágenes fragmentadas y aisladas. Al levantarse por la mañana, es típica la amnesia sobre lo acontecido durante la noche.

Los terrores nocturnos son más comunes en los niños de edades entre 5 y 7 años, aunque pueden ocurrir también en niñas.  Pueden ser hereditarios. Se pueden presentar en los adultos, especialmente cuando hay tensión emocional o consumo de alcohol.

Muchas veces los Terrores Nocturnos pueden ser confundidos con las pesadillas, pero en realidad se tratan de procesos diferentes.

Causas

Se desconoce la causa, pero estos terrores nocturnos pueden desencadenarse por:

  • Fiebre
  • Falta de sueño
  • Períodos de tensión emocional, estrés o conflictos

Tratamiento

Los terrores nocturnos normalmente desaparecen con el tiempo y no suelen precisar tratamiento farmacológico, salvo en aquellos casos que por su frecuencia o intensidad constituyan un problema para el niño y así lo estime un profesional de la salud. Para estos casos el pediatra o médico puede prescribir fármacos de la familia de las benzodiacepinas de conocido efecto ansiolítico. De confirmarse la existencia de factores externos desencadenantes, debería actuarse sobre ellos a fin de solucionar el problema. Durante los episodios simplemente habrá que vigilar y evitar cualquier daño físico derivado del estado en el que se encuentra el niño.

  • No hablarle ni intentar despertarle.
  • Esperar a que el episodio siga su curso natural bajo vigilancia.
  • Abrazar al niño, calmarle y pasarle una toalla refrescante por la cara.
  • Asegurarse de que el niño tiene un horario regular de sueño y que descansa lo suficiente.

En ocasiones son de utilidad las técnicas que enseñan al niño a afrontar los sueños que le provocan ansiedad. Se trata de entrenar la relajación y hacer que el sueño pierda su carácter amenazante.

 

 

Read Full Post »

El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un síndrome conductual en el que existe una alteración en el sistema nervioso central, que se manifiesta mediante un aumento de la actividad, impulsividad y falta de atención. Cada año aumentan los diagnósticos de niños con TDAH y la mitad de los niños que van al psiquiatra podrían ser diagnosticados de este Síndrome que aparece en la infancia y puede persistir y manifestarse en al edad adulta.

Se sabe que puede afectar hasta al 8% de la población escolar y es más frecuente en niños que en niñas.

Causas

Las causas están poco claras pero parece estar influenciado por alguna anomalía genética. No obstante, no se descarta la influencia de factores que actuarían durante la gestación, el parto o el desarrollo infantil.

Lo que parece estar claro es que el síndrome no está causado por ver demasiada televisión, ni por alergia a algún tipo de comida, ni por un excesivo consumo de azúcar, ni por vivir en un hogar desagradable, ni por estar en una escuela sin recursos.

Síntomas

Inquietud motriz y periodos reducidos de atención que no se corresponden con la edad del niño., acompañados de un comportamiento anómalo en su entorno diario (escuela, domicilio, calle…). No presentan lesiones neurológicas ni déficit sensorial, pero sí  presentan tres síntomas básicos: hiperactividad, impulsividad y falta de atención

Actividad Excesiva

  • Suele ser el primer síntoma que se detecta.
  • Actividad corporal excesiva y desorganizada.
  • Dificultad en la psicomotricidad gruesa y en la coordinación manual.
  • Movimientos involuntarios de manos y tartamudean con bastante frecuencia.
  • Actividad corporal sin orientación a un fin concreto.

Déficit de Atención

  • No pueden mantener la atención durante un tiempo continuado.
  • Frecuentemente no terminan las tareas que empiezan por la dificultad de concentración.
  • Suelen padecer dislexia o trastornos en el cálculo.
  • A veces da la sensación de que no escuchan.
  • Se distraen fácilmente y su rendimiento escolar es bajo.

Impulsividad

  • Suelen pasar a la acción sin reflexión previa.
  • No aceptan las normas sociales.
  • Exigencia desmedida a la satisfacción de sus deseos
  • Con frecuencia practican actividades peligrosas.
  • No toleran la frustración.

Tratamiento

El pronostico es más favorable cuanto antes se trate. La situación mejora cuando se detecta precozmente y se afronta con un tratamiento multidisciplinar.

  • Profesorado conocedor del problema.
  • Formación de los padres.
  • Tratamiento farmacológico mediante psicoestimulantes que mejoran la liberación de noradrenalina y dopamina.

Es muy importante el afrontamiento multidisciplinar a través de la psicoeducación con los padres, la familia, los profesores y el ámbito escolar: la información sobre la naturaleza del trastorno, su clínica y evolución, las alternativas terapéuticas y el manejo concreto de situaciones debe constituir siempre el primer paso por parte del especialista.

 

 

 

 

 

 

 

Read Full Post »

La dermatitis del pañal es una irritación aguda de la piel del bebé en la zona cubierta por el pañal. Se trata de uno de los problemas de la piel más frecuentes durante el primer año de vida. Su causa principal suele ser la humedad, un pañal mojado es un medio ideal para que se intensifique cualquier pequeño trastorno existente en la zona del pañal. El calor producido por el pañal aumenta el contenido de líquido en la piel, lo que puede llegar a ocasionar un edema. El edema unido a la fricción propia del pañal pueden macerar la piel y debilitarla, volviéndola más propensa a la irritación y la infección.

Si a una piel ya de por sí irritada por las heces, se le suma el efecto de la orina, aumenta su vulnerabilidad frente a las irritaciones. Las bacterias que descomponen la orina liberan amoniaco y este eleva el pH de la piel. A consecuencia de esto, las enzimas de las deposiciones se activan y pueden provocar aún más daños en la piel. Otro de los factores que pueden influenciar la aparición de estas lesiones es la alimentación. Se ha demostrado que los bebes alimentados con lactancia materna presentaban un pH fecal menor y por lo tanto la acción irritativa también es menor, disminuyendo la incidencia de la dermatitis del pañal.

Síntomas

  • Eritema.
  • Ligero edema.
  • Lesiones papulares, eccematosas o ulceración.
  • La dermatitis del pañal por lo general NO se disemina más allá del borde de éste.

Prevención y Tratamiento

Para prevenir la dermatitis del pañal es muy importante mantener la piel tan seca y libre de microorganismos como sea posible.

  • Cambiar el pañal frecuentemente.- Con esto se evita el contacto prolongado de la piel con las heces y la orina.
  • Elegir un buen pañal.- Son recomendables los pañales diseñados para mantener la humedad alejada de la piel del bebé. De esta forma la piel se mantiene seca, el bebé se sentirá más cómodo y se reduce el riesgo de que aparezcan irritaciones. El pañal debe ser suficientemente grande y se debe procurar que el roce sea el mínimo posible.  En los últimos años, con el uso de pañales desechables ha disminuido notablemente la incidencia de esta patología.
  • Secar y airear la piel.- Dejar la zona del pañal al aire durante un rato en cada cambio de pañal.
  • No utilizar braguitas de plástico.- Este material reduce considerablemente la cantidad de aire que llega a la piel.
  • Mantener la higiene.- La zona del pañal debe limpiarse con delicadeza, usando agua templada y un jabón específico para bebés. Hay que secar muy bien la piel, haciendo especial hincapié en la zona de los pliegues.
  • Proteger la piel.- Utilizar productos que repelan el agua y actúen como barrera tópica entre la piel y las sustancias irritantes de las heces y la orina. Con estos productos también se favorece el mantenimiento del pH de la piel. Algunos de estos productos también contienen sustancias antisépticas que evitan el desarrollo de algunos microorganismos. Pueden comprarse en farmacias y se recomienda su utilización en cada cambio de pañal sobre la zona limpia y seca.
  • Consultar al pediatra.- Si a pesar de los cuidados descritos la dermatitis aparece o se agrava, hay que consultar con el pediatra para que indique el tratamiento adecuado. En casos severos se pueden utilizar corticoides de baja potencia (Hidrocortisona al 1%), en tratamientos limitados a no más de una semana. No utilizar corticoides de alta potencia. Los antibióticos tópicos deben emplearse en caso de sobreinfección bacteriana demostrada, pues su valor profiláctico no está demostrado y su aplicación sobre piel irritada puede hacer empeorar el cuadro.

Complicaciones

Las complicaciones más habituales son de tipo infeccioso.

  • Sobreinfección por Candida albicans.-  Se manifiesta clínicamente como eritema intenso de tinte rojo violáceo con formación de pápulas y pápulo-pústulas de extensión periférica. Muchos casos de dermatitis del pañal se solucionan con la aplicación tópica de un antifúngico. En muchos casos, la asociación de un corticoide suave con un antifúngico tópico es de gran utilidad.
  • Granuloma glúteo infantil.-  Es una complicación de una dermatitis del pañal asociada a la utilización de corticoides tópicos de alta potencia, caracterizada por la aparición de nódulos violáceos o purpúreos de hasta 2 ó 3 cm de diámetro.
  • Hipopigmentación o cicatrización.-  Son complicaciones de dermatitis del pañal moderadas.

Read Full Post »

En el bebé una pequeña infección sin importancia puede hacer que la fiebre suba hasta unos límites preocupantes. El sistema termorregulador en el bebé aún no está completamente desarrollado y esto puede acarrear que el niño sufra convulsiones.

Cuando esta situación se presenta los pediatras, ante todo, piden calma. La mayoría de los casos no suelen tener importancia y pasan en unos minutos. Un 3% de los niños puede sufrir alguna convulsión cuando tenga fiebre y en un tercio de estos niños las convulsiones se repetirán. La mayor incidencia se da entre los 18 meses  y los 3 años y es más frecuente en niños que en niñas.

No es frecuente que la crisis dure más de 10 minutos, aunque depende del tipo de convulsiones.

Tipos

  • Convulsiones Febriles Simples.- Es el tipo más común y se da aproximadamennte en 15 de 20 casos. El niño estará caliente y enrojecido y sus ojos pueden volverse hacia atrás y quedar en blanco. Puede aparecer aturdido y perder el conocimiento. El cuerpo  por lo general presentará contracciones fuertes (convulsiones). No suelen durar mucho. Puede que sólo sea unos segundos, y es raro que dure más de cinco minutos. Pasada la crisis el niño puede parecer somnoliento durante unos minutos  pero, pasada una hora y cuando la temperatura ha bajado el niño mejorará considerablemente. Otra de las características de una convulsión febril simple es que no vuelve a producirse dentro de las 24 horas siguientes o en el proceso de la misma enfermedad febril.
  • Convulsiones Febriles Complejas.- Suele darse en, aproximadamente, 4 de cada 20 casos. Son muy similares a las convulsiónes febriles simples, pero además presenta alguno de los siguientes síntomas:
  1. La convulsión dura más de 15 minutos, y / o … Se repite el ataque en 24 horas o dentro de la misma enfermedad febril, y / o … El niño no está totalmente recuperado de una hora. Esto no significa que la convulsión dure más de una hora, sino que se necesita más de una hora para que el niño alcance su estado de normalidad.
  2. Las convulsiones pueden ser parciales o focales. Esto significa que en lugar de una contracción generalizada o agitación,  puede temblar sólo una parte del cuerpo. Por ejemplo, un solo brazo, o simplemente una pierna.

Qué Hacer?

  • Colocar  al niño en posición de seguridad decubito lateral. Abrir la vía aérea y retirar alimentos o vómitos de la boca si los hubiere, e impedir que la lengua caiga hacia atrás, obstruyendo el paso de aire a los pulmones.
  • Nunca debe ponerse ningún objeto en la boca del niño durante una convulsión porque podría romperse y obstruir las vías respiratorias del niño.
  • Cuando la convulsión haya pasado tratar de bajar la temperatura del niño quitándole la ropa (si la habitación está caliente) y con paños húmedos. Cuando  se recupe lo suficiente como para tragar, administrar paracetamol o ibuprofeno.
  • Acudir a urgencias.
  • Los pediatras aconsejan la hospitalización de todo niño menor de 2 años con convulsiones.
  • Es muy importante registrar la hora de comienzo, duración y tipo de convulsiones.
  • El pediatra valorará la convulsión para saber su causa y poder tratarla.

Prevención

  • En un niño candidato a sufrir convulsiones es muy importante que no se alcance el tope febril durante un proceso infeccioso para evitar que se desencadene una crisis.
  • Mantener al niño fresco y cómodo con ropa ligera ante cualquier proceso febril.
  • Administrar paracetamol o ibuprofeno para controlar la fiebre.
  • Ingerir bebidas frías.

Las convulsiones febriles son muy alarmantes pero no suelen ser peligrosas. Normalmente la recuperación es absoluta y no deja ningún tipo de secuelas. La mayoría de las enfermedades que causan fiebre y convulsiones febriles son la tos común, resfriados, infecciones de virus y no suelen ser graves. Sin embargo, hay que estar atentos a enfermedades que causan fiebre y, en ocasiones, puede ser  muy graves como la meningitis o la neumonía.

Read Full Post »

Los nuevos tarritos Hero Baby Recetas Caseras recuerdan los sabores de la cocina de nuestras abuelas.
Están adaptados a las necesidades de los bebés de más de 8 meses, con alimentos sanos, que incluyen legumbres y carnes para que los más pequeños se acostumbren a nuevos ingredientes a medida que crecen.
Cocina tradicional de sabor suave, no tiene trocitos y son bajos en sal y en contenido graso.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: