Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Fármacos y Tratamientos’ Category

farmacosUnos 7 millones de españoles consultan cada mes en Internet sobre algún tipo de información médica, ya sea para completar los datos recibidos por el médico o para buscar solución  a sus dudas. Es importante destacar que no toda la información médica que aparece en Internet es correcta y que hoy en día cualquiera puede publicar la información que quiera en la red. Por otra parte, hay ocasiones en las que los intereses que mueven ha difundir determinado tipo de información no son los más adecuados para el usuario.

La Organización Mundial de la Salud ya ha demostrado su preocupación por el peligro que puede llegar a tener la información fraudulenta que no provenga de verdaderos profesionales de la salud. Más grave resulta el hecho de poder adquirir cualquier tipo de producto farmacéutico sin que haya sido prescrito por un médico. La venta ilegal de medicamentos no sólo genera problemas de salud pública, sino que fomenta la automedicación y el consumo abusivo. Cualquier medicamento comprado en la actualidad a través de Internet supone un grave riesgo para la salud, puesto que es susceptible de ser una falsificación. Adquirir medicamentos a través de la red o de cualquier otra vía no reconocida oficialmente puede ser peligroso.

Falsificaciones de Fármacos

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el 62% de los medicamentos adquiridos a través de Internet son falsificaciones. En un estudio realizado por la OMS se adquirieron 14 medicamentos por Internet como antidepresivos, adelgazantes, anticonceptivos hormonales y fármacos para la disfunción eréctil. En este estudio se comprobó que en 4 de cada 5 sitios visitados no se solicitó receta médica. Los pedidos llegaron en muchos casos, sin sus cajas, sin sus prospectos o con el mismo en otro idioma. Está claro que la red ofrece la posibilidad de adquirir fármacos con demasiada facilidad. A este canal suelen recurrir aquellas personas que buscan medicamentos que por otra vía exigirían algún tipo de requisito. Hay que tener en cuentan que ante situaciones como esta, al peligro de consumir fármacos sin control, hay que añadir que además muchos de ellos pueden ser falsificaciones.

Según la OMS, en torno al 10% del mercado mundial se basa en medicamentos falsos y desde 2005 este tipo de productos han aumentado un 400%. El año pasado se confiscaron en las fronteras de la Unión Europea más de 2,7 millones de medicamentos falsificados.

En Internet circulan medicamentos que en el mercado real están sometidos a un férreo control de comercialización porque puede ser peligroso su consumo sin un control adecuado por los profesionales de la salud. Algunos ejemplos de este tipo de fármacos serían:

  • Sustancias que pretenden alargar la juventud.
  • Medicamentos para adelgazar sin esfuerzo.
  • Pastillas para eliminar la angustia y proporcionar optimismo.
  • Medicinas contra el insomnio.
  • Fármacos para evitar el cansancio.
  • Medicamentos para conseguir una mayor actividad sexual.

El Parlamento Europeo aprobó en 2011 una directiva para hacer frente a la falsificación de fármacos y proteger a los pacientes (Directiva 2011/62/UE). Esta nueva legislación se aplica también a las ventas  por Internet y obliga a insertar dispositivos de seguridad en los envases con el objeto de garantizar la autenticidad de los fármacos.

España, a finales de 2013 aprobó un real decreto (RD 870/2013) que regula la venta a distancia al público, a través de sitios web, de medicamentos de uso humano no sujetos a prescripción médica. El real decreto desarrolla la Ley de Garantías y Uso racional de los medicamentos y productos sanitarios e incorpora al derecho español la directiva europea de 2011. Este real decreto desarrolla y garantiza que la dispensación ‘on line’ de medicamentos no sujetos a prescripción médica en España se realizará bajo tres condicionantes imprescindibles:

  • A través de una farmacia legalmente autorizada.
  • Con la intervención de un farmacéutico.
  • Con asesoramiento previo personalizado.

Consecuencias de la Falsificación de Fármacos

  • Daños graves en la salud  por intoxicación.
  • Agravamiento de las patologías por tomar un medicamento sin principio activo.
  • Numerosas complicaciones en materia de Salud Pública.
  • Incremento de costes en el sistema sanitario por los efectos perjudiciales de los medicamentos falsificados (urgencias, ingresos hospitalarios…)

Read Full Post »

Unos 7 millones de españoles consultan cada mes en Internet sobre algún tipo de información médica, ya sea para completar los datos recibidos por el médico o para buscar solución  a sus dudas. Es importante destacar que no toda la información médica que aparece en Internet es correcta y que hoy en día cualquiera puede publicar la información que quiera en la red. Por otra parte, hay ocasiones en las que los intereses que mueven ha difundir determinado tipo de información no son los más adecuados para el usuario.

La Organización Mundial de la Salud ya ha demostrado su preocupación por el peligro que puede llegar a tener la información fraudulenta que no provenga de verdaderos profesionales de la salud. Más grave resulta el hecho de poder adquirir cualquier tipo de producto farmacéutico sin que haya sido prescrito por un médico. La venta ilegal de medicamentos no sólo genera problemas de salud pública, sino que fomenta la automedicación y el consumo abusivo. Cualquier medicamento comprado en la actualidad a través de Internet supone un grave riesgo para la salud, puesto que es susceptible de ser una falsificación. Adquirir medicamentos a través de la red o de cualquier otra vía no reconocida oficialmente puede ser peligroso.

Falsificaciones de Fármacos

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el 62% de los medicamentos adquiridos a través de Internet son falsificaciones. En un estudio realizado por la OMS se adquirieron 14 medicamentos por Internet como antidepresivos, adelgazantes, anticonceptivos hormonales y fármacos para la disfunción eréctil. En este estudio se comprobó que en 4 de cada 5 sitios visitados no se solicitó receta médica. Los pedidos llegaron en muchos casos, sin sus cajas, sin sus prospectos o con el mismo en otro idioma. Está claro que la red ofrece la posibilidad de adquirir fármacos con demasiada facilidad. A este canal suelen recurrir aquellas personas que buscan medicamentos que por otra vía exigirían algún tipo de requisito. Hay que tener en cuentan que ante situaciones como esta, al peligro de consumir fármacos sin control, hay que añadir que además muchos de ellos pueden ser falsificaciones.

Según la OMS, en torno al 10% del mercado mundial se basa en medicamentos falsos y desde 2005 este tipo de productos han aumentado un 400%. El año pasado se confiscaron en las fronteras de la Unión Europea más de 2,7 millones de medicamentos falsificados.

En Internet circulan medicamentos que en el mercado real están sometidos a un férreo control de comercialización porque puede ser peligroso su consumo sin un control adecuado por los profesionales de la salud. Algunos ejemplos de este tipo de fármacos serían:

  • Sustancias que pretenden alargar la juventud.
  • Medicamentos para adelgazar sin esfuerzo.
  • Pastillas para eliminar la angustia y proporcionar optimismo.
  • Medicinas contra el insomnio.
  • Fármacos para evitar el cansancio.
  • Medicamentos para conseguir una mayor actividad sexual.

El Parlamento Europeo aprobó en 2011 una directiva para hacer frente a la falsificación de fármacos y proteger a los pacientes (Directiva 2011/62/UE). Esta nueva legislación se aplica también a las ventas  por Internet y obliga a insertar dispositivos de seguridad en los envases con el objeto de garantizar la autenticidad de los fármacos.

España, a finales de 2013 aprobó un real decreto (RD 870/2013) que regula la venta a distancia al público, a través de sitios web, de medicamentos de uso humano no sujetos a prescripción médica. El real decreto desarrolla la Ley de Garantías y Uso racional de los medicamentos y productos sanitarios e incorpora al derecho español la directiva europea de 2011. Este real decreto desarrolla y garantiza que la dispensación ‘on line’ de medicamentos no sujetos a prescripción médica en España se realizará bajo tres condicionantes imprescindibles:

  • A través de una farmacia legalmente autorizada.
  • Con la intervención de un farmacéutico.
  • Con asesoramiento previo personalizado.

Consecuencias de la Falsificación de Fármacos

  • Daños graves en la salud  por intoxicación.
  • Agravamiento de las patologías por tomar un medicamento sin principio activo.
  • Numerosas complicaciones en materia de Salud Pública.
  • Incremento de costes en el sistema sanitario por los efectos perjudiciales de los medicamentos falsificados (urgencias, ingresos hospitalarios…)

 

 

 

 

 

Read Full Post »

En la actualidad el mayor número de casos de exceso de peso y obesidad se debe a una alimentación desequilibrada y al sedentarismo, pero un 1% de los casos se relacionan con la llamada obesidad secundaria. Este tipo de obesidad o exceso de peso no tiene su origen sólo en las calorías ingeridas en relación al gasto energético, sino que está provocada por otras causas. Entre las posibles causas de este tipo de obesidad se encuentran algunas enfermedades (síndrome de Cushing, obesidad ovárica, hipotiroidismo…) y, en ocasiones, el consumo de determinados medicamentos.

Existen fármacos que pueden favorecer el aumento de peso, pero por lo general rara vez suelen ser la única causa del problema, sobre todo cuando no van acompañados de una alimentación correcta y de la práctica de ejercicio físico.  Las causas del aumento de peso provocado por determinados fármacos, no son del todo conocidas en algunos de ellos.

Fármacos que engordan

  • Corticoides.- Este tipo de medicamentos, derivados de las hormonas producidas por las glándulas suprarrenales, se utilizan frente a numerosas enfermedades como antiinflamatorios: reumatismo, asma bronquial, enfermedades cutáneas… Provocan aumento de peso por un mecanismo directo sobre los depósitos de la grasa. Cuando se utiliza este tipo de medicamentos de manera prolongada y a altas dosis, se produce aumento de peso , pero este efecto suele desaparecer paulatinamente cuando termina el tratamiento.
  • Derivados de las Hormonas Sexuales.- En este grupo de medicamentos destacan los anticonceptivos orales. El aumento de peso provocado por estos medicamentos está relacionado con un aumento de la retención de líquidos. El aumento de peso suele ser limitado, es decir, no continúa. Se ganan unos 2 o 3 kilos y luego el peso se estabiliza. Cuando se interrumpe el tratamiento se suele perder el peso aumentado por el mismo. El uso de derivados de hormonas más modernos, a dosis más bajas o en dispositivos subcutáneos o vaginales, reduce en gran medida el efecto de aumento de peso. Por otra parte, la testosterona y las hormonas masculinas provocan aumento de peso por causa metabólica y por aumento en la retención de líquidos como en el caso de las hormonas femeninas.
  • Antidiabéticos.- Para el tratamiento de la diabetes del adulto se suele utilizar un grupo de medicamentos denominado sulfonilureas y además, en ocasiones, puede ser necesaria insulina inyectada. Ambos medicamentos, a largo plazo, producen aumento de peso al incrementar el efecto de la insulina en el organismo, así como de la formación de grasa.
  • Antidepresivos.- Algunos de los medicamentos utilizados para el tratamiento de la depresión producen aumento de peso por un efecto directo sobre el metabolismo y los depósitos de las grasas. Al tratarse de tratamientos largos se puede aumentar de peso lenta y progresivamente lo cual se ve agravado por la inactividad propia de los estados depresivos.

Por lo general estos medicamentos ofrecen unos beneficios superiores a los efectos indeseables que puedan ocasionar sobre el peso. Por otra parte, la ganancia de peso puede compensarse con ejercicio físico adecuado y con una alimentación sana,  mejor y más equilibrada.

Read Full Post »

Se llama interacción medicamentosa a las modificaciones que sobre el mecanismo de acción o el efecto de un fármaco, puede producir otro fármaco, otra sustancia o alimentos  cuando se usa de forma conjunta.

Cuando se sigue un tratamiento farmacológico hay que tener mucho cuidado con las diferentes mezclas que puedan llevarse a cabo, ya sea con alimentos o con otro tipo de fármacos. Algunos fármacos se absorben peor y pierden su eficacia cuando se toman con ciertos alimentos. Por ejemplo, el hierro hay que tomarlo en ayunas y con un zumo de naranja, porque la Vitamina C favorece la absorción del hierro.

Las interacciones de los fármacos suelen aparecer en el prospecto, por ello es muy importante leerlo antes de tomar cualquier tipo de medicamento.

Parejas que no hay que mezclar

  • Psicofármacos/Pomelo.- Los estudios han demostrado que esta fruta contiene sustancias que podrían desequilibrar la manera en que el organismo metaboliza los psicofármacos (tranquilizantes, ansiolíticos, antidepresivos, pastillas para dormir). En concreto se cree que el pomelo podría intensificar la potencia y los efectos secundarios de este tipo de fármacos. Las consecuencias de la mezcla podrían ser nauseas, mareos, problemas digestivos, somnolencia, confusión y falta de concentración.
  • Hipérico/Píldora Anticonceptiva.- El hipérico (hierba de San Juan) ya sea en infusión o en cápsula, afecta al equilibrio hormonal de la píldora (también a los parches y anillos) y hace que su pierda efectividad con el consiguiente riesgo de embarazo.Un grupo de componentes de esta hierba, utilizada como antidepresivo suave y natural, reducen la cantidad de hormonas que llegan a la sangre, aumentando la posibilidad de ovulación  a pesar del anticonceptivo.
  • Tranquilizantes /Fungicidas.- Los fármacos fungicidas (antihongos) refuerzan los efectos de los tranquilizantes y pueden provocar somnolencia y falta de reflejos durante todo el día.
  • Píldora Anticonceptiva/Antibióticos.- La tetraciclina es un antibiótico que suele recetarse para tratar infecciones urinarias, acné y alguna ETS (enfermedad de transmisión sexual). Este tipo de antibiótico podría interactuar con la píldora y rebajar su efectividad. Cuando se sigue un tratamiento con este tipo de antibiótico es conveniente reforzar la protección anticonceptiva con un preservativo para evitar posibles embarazos no deseados. Esta protección extra debería usarse hasta una semana después de terminado el tratamiento.
  • Antiácidos/Antidepresivos.- Algunos antidepresivos aumentan la concentración de antiácidos en el estómago y hacen que sus efectos sean demasiado fuertes, pudiendo llegar a irritar y dañar los tejidos estomacales.
  • Antialérgicos/Tranquilizantes.- Los antihistamínicos usados contra las alergias refuerzan la acción de cualquier tranquilizante. Juntos pueden resultar una combinación peligrosa porque ambos medicamentos aumentarán la somnolencia y pueden producir mareos, desorientación e incapacidad para concentrarse y reaccionar.

Recomendaciones

  • NO automedicarse.
  • Nunca aumentar o disminuir la dosis sin consultarlo antes con el médico.
  • Completar los tratamientos aunque no se tengan síntomas y parezca que ya se está curado. A veces, los síntomas desaparecen pero el problema sigue latente.
  • El consumo de alcohol es incompatible con algunos analgésicos, con los tranquilizantes y con los antigripales.
  • Evitar tomar los medicamentos con bebidas carbonatadas porque aumentan la secreción de ácidos en el estómago.
  • Leer bien el prospecto antes de tomar cualquier medicamento y respetar las dosis, horarios y duración del tratamiento recomendado por el médico.
  • Informar al médico si se notan molestias debidas a la toma del medicamento.
  • No tomar medicinas recomendadas por otras personas, consultar con el médico o el farmacéutico.
  • Guardar siempre los medicamentos en sus cajas y con su prospecto, en un lugar fresco y seco.
  • Comprobar las fechas de caducidad.

Read Full Post »

Los ansiolíticos son fármacos capaces de reducir la ansiedad pero no todos los casos de ansiedad deberían tratarse con fármacos. En determinadas situaciones la administración de ansiolíticos puede contribuir a que el paciente no efectúe los reajustes necesarios para adaptarse a la situación que le origina la ansiedad y esto provoca que ante cualquier contratiempo se recurra de nuevo al fármaco.

El tratamiento de la ansiedad generalizada con fármacos ha de ser limitado a la dosis mínima efectiva y durante el tiempo más corto posible. Por otra parte, hay que adaptar el tratamiento a cada paciente y ayudarse de otro tipo de terapias.

El grupo de fármacos más utilizado en la actualidad, como ansiolítico, es el de las benzodiacepinas. Son psicofármacos  depresores del Sistema Nervioso Central y como efecto secundario pueden producir somnolencia. El tratamiento con ansiolíticos podría llegar a causar adicción por lo que se recomienda que la duración del tratamiento no supere las 8 o 12 semanas. Su uso prolongado además de crear dependencia puede tener efectos secundarios serios y graves. El tratamiento debe retirarse de forma paulatina porque si se hace de manera brusca puede provocar problemas y malestar en el paciente propios de un “síndrome de abstinencia”, como dolor de cabeza o nerviosismo.

Se estima que el 2,5% de la población española consume ansiolíticos de forma regular y que, al menos, un 15% lo hace de manera esporádica. En España el consumo aumenta cada año en un 7%. Las mujeres consumen más este tipo de fármaco y 7 de cada 10 consumidores son mujeres, probablemente porque son ellas las que tienen menos miedo a acudir a la consulta del médico.

Causas del aumento en el consumo de ansiolíticos

  • Una sociedad de bienestar con escasa tolerancia al fracaso.
  • Actividad laboral cada vez más exigente e insegura.
  • Falta de apoyos familiares y sociales (amigos, vecinos, compañeros…)
  • Dificultades de convivencia y comunicación en el seno familiar.
  • Soledad

Riesgos de la adicción a las benzodiacepinas

  • Interfieren en la memoria y el proceso cognitivo.
  • Alteran la capacidad de trabajo y atención.
  • Su consumo aumenta la siniestralidad laboral y vial.
  • Con frecuencia pueden producir una sedación excesiva y una bajada de tono.

Errores en las toma de ansiolíticos

Demasiadas personas utilizan este tipo de fármaco como “evasión química” y le dan una utilidad que no tiene, por ejemplo, no son eficaces contra la depresión. En casos de prescripción para dormir, se recomienda que no se superen las 8 semanas de tratamiento incluyendo el periodo de retirada del fármaco. Sin embargo, se cometen muchos abusos y se recurre con frecuencia a estas sustancias con riesgo de adicción y de dependencia.

IMPORTANTE

  • Son medicamentos que deben usarse en la menor dosis efectiva y durante períodos de tiempo limitados o incluso de manera intermitente.
  • No deben tomarse junto a bebidas alcohólicas ya que se potencia la acción depresora del sistema nervioso

Read Full Post »

Se calcula que el dolor crónico afecta a unos 70 millones de personas en Europa occidental. Más de 2 millones de españoles sufren dolor de cabeza crónico y se calcula que el 23% de la población española padece algún tipo de dolor crónico o severo. Un dolor se considera crónico cuando dura más de 6 meses y no responde a las terapias convencionales para su control, como son la cirugía, medicamentos, reposo,  fisioterapia u otros medios. Cuando el dolor se hace crónico puede tener un impacto devastador en todos los aspectos vitales de la persona que lo sufre y puede llegar a convertirse en algo, prácticamente, insoportable.

Los tipos de dolor crónico más comunes son el dolor lumbar, la artritis y la cefalea recurrente (incluida la migraña). Estos dolores resultan tan frecuentes que a menudo se consideran una parte normal e inevitable de la vida.

En los últimos años se ha avanzado mucho en el tratamiento del dolor y en la actualidad disponemos de terapias más personalizadas y adaptadas a las necesidades propias de cada paciente.

Nuevos Tratamientos

No existe una terapia que elimine el dolor crónico de forma definitiva pero los estudios clínicos demuestran que es más efectivo afrontar el tratamiento del dolor abarcando aspectos físicos y psicológicos. En España se dispone de 120 Unidades del Dolor y en ellas se combinan los tratamientos farmacológicos con otros más novedosos.

  • Estimulación Medular.- Consiste en colocar un electrodo de estimulación eléctrica cerca de la médula espinal que se encargará de sustituir la percepción del dolor por otra sensación más llevadera. Un pequeño cable (un electrodo) se implanta en el espacio epidural, y a un generador que se coloca bajo la piel. Se transmiten señales eléctricas de bajo voltaje desde el electrodo a la médula o a nervios específicos, para impedir que las señales dolorosas alcancen la corteza cerebral. Mediante control remoto  el paciente puede encender y apagar la estimulación eléctrica y ajustar la intensidad. La mayoría de pacientes describen las sensaciones percibidas como una sensación agradable de hormigueo.
  • Radiofrecuencia.- Se aplica una corriente de baja energía y alta frecuencia que genera calor en un nervio o ganglio. Esta técnica se conoce desde hace años, pero en la actualidad los equipos son mucho más modernos y su aplicación se adapta a cada tipo de molestia.

Terapias Alternativas

Cada vez es más habitual recurrir a terapias alternativas que ayuden a sentirse mejor.

  • Acupuntura.- Se trata de aplicar agujas en diferentes puntos del cuerpo. Suelen ser sesiones de 30 minutos en las que se liberan endorfinas, hormona natural que rebaja el dolor.
  • Relajación.- La práctica de yoga se ha popularizado como alivio de algunas molestias. Con el yoga se relajan los músculos y esto hace que disminuyan los dolores, sobre todo los reumáticos.

Recomendaciones

Diversos estudios aconsejan hábitos de vida que ayudan a reducir el dolor.

  • Ejercicio Físico.- Con el ejercicio se producen endorfinas que ayudan a sentir alivio.
  • Sueño Reparador.- Diversas investigaciones sugieren que dormir mal aumenta el riesgo de padecer dolor crónico.
  • Alimentación.- Consumir ácidos grasos esenciales Omega 3 ayuda a reducir dolores leves.

Read Full Post »

Los fármacos genéricos son aquellos cuya patente ha caducado y que laboratorios autorizados por la Administración fabrican y comercializan. Estos laboratorios deben demostrar la equivalencia terapéutica de sus fármacos con el original. La Ley del Medicamento establece que un genérico debe contener el mismo principio activo, idéntica dosis y la misma forma farmacéutica que el original, y que debe garantizar la misma calidad, seguridad y eficacia que el medicamento de referencia.

La patente de un medicamento vence en unos cuatro o cinco años. Si un laboratorio, antes del vencimiento de la patente ajena, desea vender una réplica de ese medicamento con otro nombre comercial, debe pagar royalties al laboratorio que posee la patente o comprarle la materia prima. Sin embargo, pueden transcurrir alrededor de 10 años desde el momento del descubrimiento al de su aprobación para uso en seres humanos o en animales. Debido a esto, el fabricante sólo puede comercializar el nuevo fármaco de manera exclusiva durante aproximadamente 7 años. Los fármacos contra el SIDA y otros fármacos nuevos para tratar enfermedades con riesgo de muerte, reciben con frecuencia una aprobación más rápida.

Los fármacos genéricos suponen un ahorro en el gasto farmacéutico y ayudan a la sostenibilidad de nuestro Sistema Nacional de Salud. En España sólo representa un 6,5% de las ventas frente a la media europea que está entre el 30 y el 35%. Por este motivo aún queda mucho por hacer para beneficiarse del ahorro que supone la utilización de este tipo de fármacos.

La parte más importante es concienciar a los pacientes de que los genéricos no son medicamentos de baja calidad por el hecho de ser más baratos y que pueden estar tranquilos porque el genérico tiene la misma calidad y es igual de efectivo y seguro. Por parte de los profesionales sanitarios también deberían convencerse de que el ahorro logrado con la utilización de fármacos genéricos, permite mejorar otras partidas presupuestarias como construcción de hospitales, reducción en listas de espera, diagnósticos, prevención…

El objetivo final debería tener como único sentido poner a disposición
de la sociedad fármacos de calidad contrastada, que además puedan contribuir a una utilización más racional de los recursos económicos en el sistema sanitario.

 

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: