Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Embarazo y Parto’ Category

Se calcula que prácticamente la mitad de la población mundial ya ha padecido la toxoplasmosis. Para una persona sana y en circunstancias normales, contraer esta enfermedad no conlleva ningún tipo de riesgo; pero las mujeres embarazadas deben tener especial cuidado porque puede afectar al desarrollo del feto.

Para saber si se ha padecido ya la enfermedad, hay que realizar un análisis de sangre que mostrará la existencia de los anticuerpos específicos. Cuando un organismo presenta anticuerpos contra la toxoplasmosis queda inmunizado contra la enfermedad. Es conveniente que las mujeres que estén planeando un embarazo se hagan con anterioridad una prueba de anticuerpos de la toxoplasmosis.

Definición, Causas y Vías de Contagio

  • Se considera una zoonosis, ya que suele ser transmitida desde los animales a los seres humanos por diferentes vías de contagio.
  • El hospedador del toxoplasma es el gato, aunque no es el foco de contagio más importante.
  • Los gatos albergan en sus intestinos al parásito, sus heces contaminan la tierra, el agua y los alimentos originando diversos focos de contaminación.
  • La toxoplasmosis puede contraerse por comer carne cruda o poco hecha (un 50% de los casos).
  • También puede transmitirse por frutas y verduras mal lavadas, agua contaminada, manipulación de la tierra del jardín o al limpiar la arena de los gatos.
  • La transmisión persona-persona no es normal
  • La enfermedad tiene un periodo aproximado de incubación de 1 a 2 semanas.
  • La infección suele producirse una sola vez en la vida y deja inmunidad frente al parásito.
  • Rara presenta síntomas, pero en ocasiones puede aparecer fiebre, dolor muscular o malestar general.

Consecuencias para el feto

  • Primer Trimestre.-  Puede provocar la muerte fetal uterina. Si se contrae durante este periodo el riesgo de infectar al feto es de, aproximadamente, un 15%.
  • Segundo Trimestre.- El bebé puede nacer con malformaciones. Durante este periodo el riesgo de contagio al feto aumenta al 30%.
  • Tercer Trimestre.- Puede desarrollar afecciones graves del sistema nervioso central, calcificaciones cerebrales, hepatoesplenomegalia, ictericia, miocarditis… En este periodo el riesgo de transmitir la enfermedad al feto se sitúa en torno al 60%.

Tratamiento

  • Cuando la enfermedad se detecta durante el embarazo, debe tratarse con antibiótico para reducir el riesgo de transmitirla al feto.
  • Se realizará una amniocentesis para determinar si el feto ha sido afectado y las correspondientes ecografías para asegurarse de que no haya anomalías.

Prevención

Las mujeres embarazadas que no han padecido la toxoplasmosis tienen que extremar las precauciones para prevenir el contagio y contraer la enfermedad.

  • No tomar carne poco hecha, cocinarla bien hasta que desaparezca el tono rosado.
  • Lavar bien con agua y jabón todos los utensilios de cocina y encimeras.
  • Lavarse muy bien las manos después de manipular carne cruda.
  • Evitar el consumo de carne cruda, en sal o ahumada.
  • No tomar leche sin pasteurizar.
  • Lavar y pelar las frutas antes de comerlas.
  • No tocarse la boca, la nariz ni los ojos mientras se está cocinando y lavarse muy bien las manos antes de comer.
  • Proteger la comida de los insectos.
  • Si se sale de viaje, tomar agua embotellada.
  • Cuando se tiene un gato, que sea otra persona quien se encargue de la limpieza de su caja de arena y alejarlo de los alimentos y de la zona donde se cocina.
  • Utilizar guantes siempre que se trabaje con tierra en el jardín.

 

 

Read Full Post »

La mayoría de los fetos se colocan cabeza abajo entre la semana 28 y 30 de embarazo, pero cerca de un 4% no lo hace y en el momento de nacer se encuentra de nalgas.

Causas y Factores de Riesgo

Las causas de que el feto no se coloque adecuadamente en su momento no se conocen, pero hay varios factores que se asocian con la presentación de nalgas.

  • Partos prematuros.
  • Embarazos múltiples.
  • Madres multíparas.
  • Cordón umbilical corto o enrollado.
  • Malformaciones uterinas.
  • Niveles alterados de líquido amniótico.
  • Alteraciones en la inserción placentaria (placenta previa).
  • Malformaciones fetales.

Diagnóstico

El diagnóstico definitivo se lleva a cabo mediante ecografía.

Tratamiento

Llegado el momento existen maniobras encaminadas a reposicionar el feto, pero sólo deben llevarse a cabo si este tiene más de 37 semanas. Estas maniobras se conocen como “versión cefálica externa”, consiste en masajes y presiones sobre el abdomen que se deben realizar siempre en el hospital y controlando la frecuencia cardíaca fetal y el estado de la madre. Están contraindicadas en casos de:

  • Inserción anómala de la placenta.
  • Feto pequeño o con sospecha de retraso en el crecimiento.
  • Embarazos múltiples.
  • Poco líquido amniótico.
  • Anomalías en la frecuencia cardíaca fetal.
  • Rotura prematura de membranas.

Cuando el parto se presenta de nalgas, la forma más común de finalizar el embarazo es la cesárea. La mayoría de las mujeres prefiere una cesárea a los riesgos de un parto vaginal, que podría requerir maniobras especiales para que la cabeza del bebé no se atasque, corriendo el riesgo de lesiones.

Recomendación de Cesárea

  • Peso fetal esperado mayor de 3.500 gr
  • Diámetro de la cabeza es mayor de 96 mm.
  • Cuando la presentación no es de nalgas pura sino que viene con una pierna o pie por delante.
  • El tamaño de la pelvis materna es inadecuado.
  • La cabeza se presenta deflexionada. La cabeza puede chocar con los huesos de la madre e impedir su salida.
  • Cualquier anomalía o enfermedad materno-fetal o placentaria que contraindique un parto vaginal.

 

Read Full Post »

La ecografía es un método de diagnóstico en el que se utilizan ultrasonidos para dibujar el interior del organismo. Durante el embarazo es el método que se emplea porque al no emitir radiaciones  es inocuo para el bebé. Hoy en día se consideran imprescindibles tres ecografías a lo largo de la gestación pero lo recomendable serían cuatro.

  • Primera Ecografía.- Se realiza entre la semana 4/12 y se recomienda la intravaginal porque es más segura y permite una visualización más exacta. Ayuda a determinar la fecha del parto y a controlar la correcta evolución del embarazo. En esta ecografía se observa la comunicación cardíaca, la osificación del cartílago nasal, el pliegue nucal por si hubiera malformaciones y otra serie de parámetros.
  • Segunda Ecografía.- Se realiza entre la semana 12/20. En esta ecografía se observa si hay malformaciones y si el desarrollo del feto sigue su curso normal. Se recomienda observar las arterias uterinas en torno a la semana 12 para prevenir el riesgo de preeclampsia (hipertensión).
  • Tercera Ecografía.- Se realiza entre la semana 20/30. Ratifica que el desarrollo es normal. En esta ecografía se ve la posición fetal y la maduración de la placenta.
  • Cuarta Ecografía.- Se realiza entre la semana 30/40. En esta ecografía se comprueba la posición fetal con vistas al parto y se analiza el peso y la talla.
  • Ecografias 3D.- Estas ecografías tienen la ventaja de permitir ver el aspecto de la cara y la superficie cutánea del feto. Se está convirtiendo en una técnica muy común y la Seguridad Social la ofrece siempre que disponga del ecógrafo necesario. Este tipo de ecografías ayudan a detectar el labio leporino que en las ecografías normales es muy difícil de observar. Por otra parte  sirve para conocer al bebé porque se consigue ver como ríe, abre los ojos… Y hay quien consigue distinguir a quién se parece.

Read Full Post »

 

Cuando se sabe que se está esperando un hijo, es aconsejable empezar a someterse a esa serie de visitas y revisiones ginecológicas que sirven para comprobar que el embarazo evoluciona faborablemente y sin riesgo de complicaciones.

 

Primer Trimestre (0-12 semana)

  • Gupo Sanguíneo y Factor Rh, Test de Coombs indirecto. El test de Coombs indirecto sirve para detectar la posible presencia de anticuerpos anti-Rh en la sangre materna. Aunque el riesgo de producir anticuerpos contra la sangre del feto es especialmente elevado en las mujeres con Rh negativo, se recomienda someterse tambien a este test a las mujeres con Rh positivo.
  • Análisis completo de sangre con recuento de plaquetas, glucosa, creatinina, transaminasas, ferritina, ácido úrico; VDRL,TPHA.
  • Pruebas serológicas de Toxoplasmosis y Rubeola.
  • Detección de enfermedades infecciosas (Hepatitis, SIDA). La solicitud de un test de VIH debe atenerse a la ley y sólo puede ser realizado con el consentimiento de la paciente. Análisis de orina.
  • Ecografía obstétrica, semana 12-13.

Segundo Trimestre (13-24 semana)

  • Semana 16-17. Alfafetoproteína plasmática. Es una sustancia producida normalmente por el feto y que se encuentra tanto en el líquido amniótico como en la sangre materna. Su presencia en la sangre aumenta significativamente en algunos casos de malformación del sistema nervioso fetal.
  • Semana 23. Análisis de sangre completo con recuento de plaquetas.
  • Análisis de orina y cultivo de orina.
  • Ecografía obstétrica. Semana 20-22.

Tercer Trimestre (25-36 semana)

  • Semana 26-28. Análisis de sangre completo con recuento de plaquetas, creatinina sérica y “curva de glucosa”.  Análisis de orina.
  • Ecografía obstétrica . Semana 30-34.
  • Semana 32. Análisis completo con recuento de plaquetas, transaminasas, proteínas plamáticas totales y fraccionadas, Tiempo de protombina y protombina parcial (coagulación sanguínea), fibrinógeno, colinesterasis. Análisis de orina.
  • Ecografía.
  • Análisis tapón vaginal para detectar el estreptococo beta-hemolítico.
  • Semana 36. Análisis de sangre completo con recuento de plaquetas, glucosa y creatinina. Análisis de orina.

Read Full Post »

Para controlar que el cuerpo materno se adapta adecuadamente a la nueva situación,  tener la seguridad de que no surgen desequilibrios y detectar cuanto antes posibles anomalías,  se realizan una serie de análisis básicos  a las embarazadas. Si en ellos aparece alguna alteración, el médico solicitará otro tipo de pruebas.

  • Grupo Sanguíneo y Factor Rh. Se solicita al principio del embarazo. Si el factor Rh es positivo, no es necesario realizar otras pruebas añadidas, pero si el Rh es negativo, es preciso realizar el Test de Coombs.
  • Test de Coombs. Sirve para detectar la posible presencia de anticuerpos anti-Rh en la sangre materna. Cuando el test es positivo, es necesario monitorizar atentamente al feto durante toda la gestación. Cuando es negativo, se repetirá periódicamente para deshechar una eventual sensibilización.
  • Análisis Completo o Hemocromocitométrico. Sirve para controlar el número y el volumen de los glóbulos rojos, la cantidad y las relaciones porcentuales entre los distintos tipos de glóbulos blancos, el nivel de hemoglobina, el número de plaquetas y el hematocrito. Es un análisis fundamental y se realiza varias veces a lo largo del embarazo porque proporciona información sobre el funcionamiento del organismo.
  • Metabolismo Glucémico o “Curva de Glucosa”. Sirve para ver el grado de concentración de glucosa en sangre y detectar posibles desequilibrios antes de que sean sintomáticos y desencadenen una patología (diabetes gestacional o intolerancia a la glucosa). Se repite periódicamente a lo largo del embarazo.
  • La “pequeña curva” se suele realizar hacia la semana 27. Se mide la glucemia en ayunas, después se beben 50g de glucosa y se vuelve a evaluar el nivel glucémico al cabo de una hora. Este análisis es fundamental para descubrir alteraciones potenciales de la tolerancia a los azúcares y se realiza a todas las mujeres embarazadas.
  • La “gran curva” es un análisis más exhaustivo que sólo se realiza en caso de detectarse alteraciones en la pequeña curva. Se beben 100g de glucosa y  la medición de la glucemia se realiza en ayunas y al cabo de 1, 2 y 3 h desde la ingestión de la glucosa.
  • Creatinina. Es un desecho del organismo que circula por la sangre y es filtrado y eliminado en los riñones. Los niveles de creatinina en sangre son un indicio indirecto del funcionamiento renal. La elevación de este valor puede indicar una incapacidad de los riñones de adaptarse a la mayor carga de trabajo que tienen durante el embarazo.
  • Transaminasas. Con este análisis se obtienen datos sobre el funcionamiento del hígado. El hígado no suele sufrir especiales alteraciones durante el embarazo pero sus funciones son tan importantes que el más mínimo desequilibrio puede repercutir a nivel general.
  • Control del Hierro. El hierro sirve para el transporte del oxigeno en los glóbulos rojos.
  • Ferritina. Mide los depósitos de hierro acumulados en el organismo, disponibles y utilizables si es necesario.
  • Transferrina. Proteína que enlaza el hierro y lo transporta  a través de la sangre a los órganos en que es utilizado. La carencia o ausencia de esta proteína determina la posibilidad de utilizar el hierro incluso en el caso de que este se encuentre en el organismo en cantidad suficiente.
  • Sideremia. Expresa la cantidad de hierro enlazado a la transferrina que circula en la sangre.
  • Alfafetoproteína Plasmática. Es una sustancia producida normalmente por el feto y que se encuentra en el líquido amniótico y en la sangre materna. Su presencia en la sangre aumenta significativamente en algunos casos de malformación del sistema nervioso fetal. El momento más idóneo para realizar este análisis es la 16-17 semana de gestación.
  • Protombina. Protombina Parcial y Fibrinógeno. Estas pruebas se efectúan hacia la 32 semana.  El embarazo altera el proceso de coagulación, potenciando al mismo tiempo los factores coagulantes y los fibrinolíticos. Hay que mantener el equilibrio bajo control en previsión de las pérdidas hemáticas que se producen con mayor o menor abundancia en el momento del parto.
  • Análisis y Cultivo de Orina. La presencia en exceso de albúmina en la orina hace sospechar un mal funcionamiento renal y la glucosa en orina induce a pensar en una diabetes. Los leucocitos deberían encontrarse en una cantidad mínima, si aumentan es probable la existencia de una infección de las vías urinarias. La orina se recoge por la mañana, tras una cuidada higiene y utilizando un recipiente esteril. El cultivo de orina sirve para comprobar si hay o no bacterias en la orina.
  • Tampón Vaginal. Sirve para detectar la presencia de estreptococo-beta, una bacteria muy extendida. La infección causada por este germen no suele presentar síntomas pero en el momento del parto puede infectar al niño. Todas las mujeres que dan positivo en esta prueba deben adoptar medidas preventivas con antibióticos durante el embarazo o en el momento de dar a luz. La misma terapia se aplicará al niño en los primeros días de vida..
  • Triple Test. El triple test es un análisis de sangre que se realiza en la semana 16 para evaluar la presencia de tres hormonas (BHCG; estriol y alfafetoproteína). Es un test que permite calcular el porcentaje de riesgo de que el niño padezca una Trisomía 21, más conocida como síndrome de Down. NO se trata de una prueba diagnóstica, no expresa con certeza que exista la patología, es sólo un cálculo de probabilidades. Si la tasa es elevada, se recomienda realizar una amniocentesisis para emitir un diagnóstico.

Read Full Post »

Las asociaciones de matronas estiman que en España se producen unos 500 partos en casa al año. Para dar a luz en casa hay que cumplir una serie de requisitos, según el Colegio Oficial de Enfermería de Barcelona son:

  • Tiene que ser un embarazo de bajo riesgo.
  • Parto entre la semana 37 y 42.
  • No será un embarazo múltiple.
  • El bebé no estará colocado de nalgas.
  • La madre tendrá entre 25 y 35 años.
  • La madre deberá mostrar una clara conciencia de que quiere dar a luz en su casa y seguir todos los controles previos del embarazo.
  • Un pediatra verá al bebé nada más nacer.
  • La casa cumplirá las condiciones de higiene necesarias.

Un análisis publicado por el Maine Medical Center (EE UU) afirma que los bebés que nacen en un hospital tienen más del doble de posibilidades de sobrevivir que los que nacen en casa, aunque también destaca que la recuperación de la madre es más rápida cuando el parto es en casa.

De cualquier forma, según la Sociedad Española de Ginecología y Obstreticia incluso en los embarazos considerados de bajo riesgo, el 20% de los partos presentan alguna complicación.

Posibles Complicaciones

  • Desprendimiento prematuro de la placenta.
  • Prolapso de cordón (el cordón umbilical sale por delante de la cabeza en el canal del parto)
  • Hemorragia.
  • Sufrimiento fetal.

Cuando se está en casa, estas situaciones se vuelven muy difíciles de resolver, y más aún cuando se vive en una gran ciudad en la que el tráfico y la distancia al hospital puede ser un problema añadido.

En un fallo respiratorio del recién nacido, un minuto es de vital importancia para salvarle la vida o evitar daños cerebrales, por lo tanto los médicos consideran que estar a más de 20 minutos en ambulancia de un hospital es arriesgado y peligroso.

El parto en casa no lo cubre la Seguridad Social y suele costar entre 2.000 y 3.000 euros. Lo que sí hizo la sanidad pública, en el año 2007, fue poner en marcha la Estrategia de Atención al Parto Normal. Se trata de un plan para humanizar el alumbramiento en el que se recomienda reducir el uso de fórceps, cesáreas y episiotomías, además de ofrecer a la madre todas las posibilidades para parir de la manera más natural:

  • Control del dolor no farmacológico.
  • Bañeras de dilatación.
  • Mesas de parto con diferentes posiciones.

La mejor solución sería que los hospitales hicieran todo lo posible para hacer que la madre se sienta como en casa.

Read Full Post »

El embarazo conlleva profundos cambios en el organismo materno: de hecho,  se modifican todos los aparatos, tanto para adaptarse al nuevo aumento de peso en el cuerpo como para proteger al feto durante su crecimiento.

La certeza del estado de embarazo sólo la proporcionan los análisis de laboratorio, la auscultación del corazón del feto y la exploración mediante ecografía de la cavidad uterina.

Durante la gestación  se producen grandes modificaciones en el organismo materno. Los cambios más visibles son los que hacen referencia al útero, el pecho, y el aumento de peso.

El Útero

Antes de la concepción mide 6-7 cm de largo, y al final del embarazo alcanza más de 30 cm de longitud y 25 cm de anchura.  Este aumento de tamaño se debe tanto al ensanchamiento y estiramiento de los músculos que lo constituyen como a la formación de nuevo tejido. En la 12 semana, el crecimiento del útero es tal, que hace que se salga de la pelvis mayor y se pueda apreciar al palpar el abdomen. Desde la 38 semana, la cabeza del feto baja cada vez más, por lo que el útero deja de elevarse y va bajando paulatinamente a medida que se acerca el parto.

El Pecho

El pecho se modifica incluso antes de tener la certeza de estar embarazada. El pecho se endurece y aumenta de volumen, esto provoca pequeños dolores y picores. Posteriormente, el pezón se oscurece y se vuelve más grande. En los últimos meses de embarazo pueden producirse pequeñas pérdidas de líquido por el pezón: gotas amarillentas y viscosas. Dichas pérdidas no tienen nada que ver con la posterior lactancia.

Los Genitales Externos y la Vagina

Los tejidos que los constituyen tienden a volverse más finos y blandos debido a la retención de líquidos, y a oscurecerse por el aumento de los vasos sanguíneos. La secreción vaginal aumenta considerablemente por la hiperestimulación que reciben las glándulas encargadas de la producción de mucosidad.

La Piel

El embarazo determina un aumento de la pigmentación cutánea, sobre todo en las areolas, los pezones y la línea mediana del abdomen. El pigmento se puede acumular también en el rostro, dando lugar a la aparición de manchas. Estos síntomas desaparecen espontáneamente después del parto.

En la piel de la embarazada pueden aparecer estrías , líneas semejantes a pequeñas cicatrices que se localizan sobre todo en el abdomen, las nalgas, los muslos y el pecho. Son consecuencia de los altos niveles hormonales presentes durante la gestación, que hacen que la dermis sea menos elástica y menos resistente a la distensión.

El Aparato Cardiovascular

La masa sanguínea aumenta de forma considerable (40% aprox.) durante el embarazo. Se modifican los parámetros de referencia normales de los análisis de sangre, y todos los valores registrados descienden. Este aumento de la masa sanguínea permite garantizar una buena perfusión del útero y la placenta, de los riñones y de la zona abdominal y pélvica. También es un mecanismo de compensación de las pérdidas que se producirán durante el parto.

El sistema de coagulación también se altera aumentando los factores de coagulación y la capacidad de agregación de las plaquetas.

Se registra un descenso de la tensión sanguínea. La tensión debe controlarse con frecuencia durante el embarazo.

Función Renal

Se incrementa el trabajo de filtrado que ejercen los riñones.  Así pues, aumenta la cantidad y frecuencia de emisión de orina, sobre todo por la noche.

Se modifica el equilibrio del sodio por la pérdida de este elemento en la orina, por tanto es un error reducir el consumo de sal en este periodo.

La dilatación de las vías urinarias, causada por la acción de la progesterona,  puede predisponer a infecciones urinarias.

El Aparato Digestivo

Por efecto de la compresión del útero sobre el estómago y el intestino, y de la acción de las hormonas típicas de la gestación, el funcionamiento del aparato digestivo se ve alterado dando lugar a digestiones pesadas y estreñimiento.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: