Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 julio 2014

muerteElegir las palabras adecuadas para ayudar a aquellas personas que están en contacto con niños y adolescentes, y necesitan abordar la muerte de un ser querido, no resulta nada fácil y menos aún cuando se trata de comunicárselo a los más pequeños.

La muerte es un hecho ineludible e inherente a la vida. Todos tendremos que enfrentarnos a ella y por este motivo resulta muy importante poder disponer de recursos que nos ayuden a afrontar esta realidad de la mejor forma posible. Hoy en día, en la sociedad occidental, hablar de la muerte es casi “de mal gusto”. Tratamos por todos los medios evitar mirar de frente a este hecho natural de la vida. Nuestra sociedad actual tiende a ocultar, temer, callar o dar respuestas y explicaciones erróneas relativas a la muerte y en ocasiones esto sólo contribuye a que la experiencia de la muerte, además de resultar sumamente dolorosa, pueda convertirse en algo complicado o patológico.

Los niños y los adolescentes que se enfrentan a la muerte de sus seres queridos, sienten y se cuestionan muchas cosas. Hablar y atender a los niños y adolescentes que han sufrido la pérdida de un ser querido nos plantea numerosas dudas sobre como abordar la situación:

  • ¿Cómo le explicamos lo que ha sucedido?
  • ¿Puede llegar a entender qué es la muerte?
  • ¿Es mejor contar o no contar?
  • ¿Cómo responder a sus preguntas?
  • ¿Es diferente la vivencia de la muerte si el niño tiene 5 años o si tiene 10?
  • ¿Puede un niño estar en duelo?
  • ¿Cómo le puedo ayudar? ¿Necesita una ayuda especial?
  • ¿Es bueno que nos vea tristes?
  • ¿Tenemos que evitarle lo sucedido?
  • ¿Qué pueden hacer los profesores cuando un niño se encuentra en duelo?»

Queremos que nuestros hijos vivan una vida lo más cómoda y fácil posible, que no sufran, que no lo pasen mal, que las cosas no les cuesten demasiado, que lo tengan todo, etc. Ante esta situación es importante que nos hagamos algunas preguntas:

  • ¿De verdad apartando a los niños, intentando que no sepan o no vean, dejan de sufrir?
  • ¿Estamos seguros de que protegemos a nuestros hijos apartándolos de esta realidad?
  • ¿Saben los niños más de lo que nosotros desearíamos?

Sin lugar a dudas, sus preguntas, sus temores, sus inquietudes y su dolor han de ser escuchados y atendidos. Para ello es de suma importancia contar con los conocimientos, recursos y herramientas más adecuados que nos permitan afrontar la situación con confianza y decisión. Podría resultar de gran ayuda, incorporar en el proyecto educativo de las escuelas recursos preventivos para desarrollar en los niños su capacidad de enfrentarse a situaciones difíciles o dolorosas.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: