Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 abril 2012

La enfermedad de Graves es una enfermedad autoinmune endócrina  que provoca una hiperactividad de la glándula tiroides con su consiguiente hipertiroidismo. Este trastorno rara vez comienza antes de la adolescencia y ocurre normalmente entre los 20 y los 50 años, aunque también puede observarse en ancianos. Al igual que el resto de enfermedades del tiroides, es más frecuente entre el sexo femenino, afectando al 2% de mujeres y siendo su frecuencia diez veces menor en los hombres. Los niños recién nacidos de madres con enfermedad de Graves-Basedow pueden presentar hipertiroidismo transitorio por paso transplacentario de anticuerpos.

Causas

La glándula tiroides libera las hormonas tiroxina (T4) y triyodotironina (T3) encargadas del control del metabolismo corporal. El control del metabolismo es muy importante para regular el estado de ánimo, el peso y los niveles de energía tanto físicos como mentales. En la enfermedad de Graves los anticuerpos se fijan a la superficie de las células tiroideas estimulándolas para que produzcan exceso de hormonas tiroideas. Esto trae como resultado una tiroides hiperactiva. Existe la sospecha de que un estrés emocional severo,  puede precipitar la enfermedad de Graves en algunos pacientes

Síntomas

  • Nerviosismo
  • Insomnio e inquietud
  • Cambios emocionales drásticos
  • Sudoración
  • Temblor y agitación
  • Taquicardia y palpitaciones
  • Deposiciones frecuentes
  • Pérdida de peso inexplicable (a menudo a pesar del aumento de apetito)
  • Sensibilidad a las temperaturas cálidas (sensación constante de calor)
  • Debilidad muscular
  • Falta de aire
  • Irregularidades menstruales en las mujeres
  • Bocio: Inflamación en la porción frontal inferior del cuello causado por un agrandamiento de la glándula tiroides.

Para ser precisos, se considera enfermedad de Graves, cuando a los síntomas descritos anteriormente se suma alteraciones oculares. Sin éste síntoma el diagnóstico estricto es bocio tóxico difuso, aunque en ocasiones los cambios oculares pueden empezar antes de que se adviertan los otros síntomas, también es posible que no se presenten hasta que aparecen el resto de los síntomas.

  • Exoftalmia: Hinchazón alrededor de los ojos, los ojos salen hacia afuera y los párpados parecen irse hacia atrás. El abultamiento ocular debido al aumento de la grasa retroorbitaria y engrosamiento de los músculos oculares, hace que los ojos protruyan hacia el frente (dando una apariencia de “ojos saltones”). También hay disminución del parpadeo y la persona podría tener visión borrosa, comezón y lagrimeo. No se sabe el por qué, pero los problemas oculares son mucho más
    frecuentes en pacientes fumadores con Graves que en los no fumadores. El tratamiento de la oftalmopatía (exoftalmos) se basa en mantener un buen control de la función tiroidea y evitar el consumo de tabaco, siendo necesario valorar el tratamiento con derivados de cortisona o cirugía orbitaria en le caso de se produzca una afectación intensa y progresiva.
  • Enfermedad de la piel .- Rara vez los pacientes con enfermedad de Graves desarrollan un engrosamiento rojizo e irregular de la piel que cubre las piernas,
    conocido como mixedema pretibial. Generalmente no es dolorosa y al igual que los problemas de los ojos en la enfermedad de Graves, los problemas de la piel no
    necesariamente comienzan en el momento preciso cuando empieza el hipertiroidismo. No se sabe el por qué de este problema ni por qué sucede en tan
    pocas personas.

Tratamiento

El hipertiroidismo de la “enfermedad de Graves” se trata disminuyendo la síntesis de hormonas tiroideas por medio de fármacos antitiroideos o reduciendo la cantidad de tejido tiroideo mediante tratamiento con yodo radiactivo o tireidectomia total.

  • Medicamentos antitiroideos.-  Reducen la cantidad de hormona fabricada por la glándula tiroides, estos medicamentos ayudan a controlar la enfermedad, aunque puede ser que no la curen. Se puede intentar un tratamiento prolongado durante uno o dos años con fármacos antitiroideos, administrados de forma exclusiva o en combinación con tiroxina (para evitar que se produzca hipotiroidismo). En el periodo de tratamiento es necesario realizar revisiones cada 3-4 meses en las que se deben vigilar posibles efectos secundarios de los antitiroideos como son las reacciones cutáneas y excepcionalmente la disminución de glóbulos blancos o agranulocitosis.Los betabloqueantes pueden controlar muchos síntomas problemáticos, especialmente los latidos cardíacos rápidos, temblores y la ansiedad causada por la enfermedad de Graves. Pero no curan la enfermedad porque la tiroides seguirá produciendo un exceso de hormona tiroidea.
  • Yodo radioactivo.-  Cura el problema de la tiroides pero generalmente provoca  una destrucción permanente de la glándula. Es probable que se tenga que tomar la hormona tiroidea en píldoras por el resto de la vida para tener niveles hormonales normales. El tratamiento con yodo radioactivo puede empeorar los síntomas de la oftalmopatía de Graves.
  • Cirugía. La extirpación quirúrgica de la glándula tiroides (tiroidectomía) es una solución permanente pero, por lo general, no es la preferida por el riesgo al que se exponen las glándulas paratiroides (las cuales controlan el metabolismo de calcio en el cuerpo) y los nervios de la laringe. Se recomienda la cirugía cuando los medicamentos antitiroideos o la terapia de yodo radioactivo no está indicada.

Pronóstico

Con las pautas de tratamiento habituales el hipertiroidismo es una enfermedad fácilmente controlable y curable. Los casos de enfermedad de Graves-Basedow pueden tener una evolución oscilante con remisiones temporales si no se tratan. No obstante, cualquier tipo de hipertiroidismo sin tratamiento puede desembocar en una situación aguda llamada crisis tireotóxica que se caracteriza por deshidratación, taquicardia o arritmia cardiaca severa, insuficiencia cardiaca, obnubilación y afectación del estado de conciencia.

Debido a la tendencia natural de progresar hacia el hipotiroidismo en algún momento después de que haber padecido hipertiroidismo, el paciente deberá hacerse pruebas de sangre al menos una vez al año para medir la función tiroidea. Como la enfermedad de Graves es una condición hereditaria, el examen de otros miembros de la familia puede descubrir otros individuos con problemas de tiroides.

 

 

Read Full Post »

El cansancio o astenia primaveral es una sensación generalizada de fatiga y debilidad, no se trata de una dolencia grave, pero sí en aumento. Con la llegada de la primavera surge una debilidad muscular y, sobre todo, una sensación de pereza a la hora de emprender cualquier tarea. Algunos especialistas la consideran una infección vírica y, de hecho, apuntan que esta astenia aparece después de haber sufrido una gripe o catarro. Los psiquiatras, por el contrario, afirman que sólo un porcentaje mínimo de estas astenias se debe a procesos infecciosos. Algunos psiquiatras consideran que la astenia primaveral es la manifestación de una depresión parcial. Se podría considerar como una depresión leve, de tipo estacional y que se manifiesta con los síntomas típicos de la depresión:

  • Cansancio
  • Apatía
  • Alteraciones del sueño
  • Dolores de cabeza

Hay que remarcar, sin embargo, que no es ningún trastorno psiquiátrico, sino más bien una sensación subjetiva que puede traslucir una mayor vulnerabilidad de la persona frente a los cambios climáticos.

Dado que no existe medio de diagnóstico, se trata de una dolencia prácticamente subjetiva que aparece repentinamente, no se tienen ganas de trabajar y físicamente se manifiesta como un proceso gripal.  Muchos especialistas no lo consideran como un auténtico síndrome y ponen en duda su existencia como tal, no es una enfermedad en sí, sino un pequeño trastorno adaptativo motivado por el cambio de estación y la hora, y el aumento de la luminosidad. Afecta más a las mujeres y el sector más propenso a padecerla es el de las mujeres de alto nivel sociocultural y en torno a los 40 años.

Síntomas

  • Cansancio, flojera
  • Desgana
  • Mal humor
  • Dolor de cabeza
  • Malestar general
  • Fiebre moderada
  • Faringitis
  • Dolores musculares
  • Cambios en el carácter

Recomendaciones

  • Mantener una alimentación variada y equilibrada rica en alimentos energéticos: dátiles, frutos secos, plátanos, legumbres, pastas, chocolate.
  • Mantener una buena dinámica de sueño, descansando entre 7 y 8 horas cada noche.
  • Practicar ejercicios de relajación.
  • Hacer ejercicio físico.
  • Los expertos consideran que los fármacos no son necesarios para afrontar la sensación de cansancio producida con el cambio de estación.
  • No fumar, no tomar bebidas alcohólicas, no abusar del café ni de las bebidas excitantes.
  • Llevar un ritmo de vida ordenado, manteniendo unos horarios fijos para acostarse y levantarse, y también para comer.

 

 

Read Full Post »

Nueve de cada diez personas sufren, en algún momento de su vida, un dolor lumbar, consecuencia, en no pocas ocasiones, de su estilo de vida. Las principales causas de estas molestias se asocian a las malas posturas, los movimientos incorrectos al cargar peso y agacharse, los gestos bruscos y forzar posturas a la hora de realizar actividades laborales.

  1. Separar bien la piernas y doblar las rodillas.- Separando bien las piernas se logra tener una buena base de apoyo. Agacharse doblando las rodillas y no inclinando la cintura, para evitar las cargas y las presiones en los discos lumbares, esto hace que se fuerce menos toda la estructura osteo-muscular de la espalda. También es de gran ayuda acercarse lo más posible al objeto que se va a levantar y mantener la carga pegada al cuerpo” .
  2. Apretar fuerte los músculos del estómago.- Hay que hacerlo mientras se levanta peso y también en el momento de soltarlo en otro lugar. De esta forma el esfuerzo se concentra en los músculos abdominales y no en los de la parte trasera del tronco. Al levantarse con el objeto en cuestión hay que hacerlo lentamente y sin inclinarse hacia delante.
  3. Descargar el objeto también en cuclillas.- No hay que olvidar que para volver a depositar el objeto en el suelo, tampoco se debe doblar la cintura y el objeto se separará del cuerpo cuando ya se esté en cuclillas.

Read Full Post »

Gracias a la imagen aportada por determinadas películas y a algunos sectores de la prensa, la TEC es a menudo representada como un tratamiento represivo e inhumano. Quién no recuerda aquellas películas en las que se sometía al enfermo mental a un electroshock, sin mediar anestesia ni otros cuidados médicos, más como un castigo brutal que como terapia. El impacto causado por este tipo de imágenes ha contribuido a restringir el uso de la TEC en muchos países. Sin embargo, en los países escandinavos y muchos otros, el tratamiento es ampliamente aceptado como indispensable en el tratamiento para la depresión y otros trastornos mentales graves. La evidencia científica apunta que la terapia electroconvulsiva mejora la calidad de vida de los pacientes. La Asociación Americana de Psiquiatría recomienda la ECT como tratamiento de elección en la depresión psicótica. También en la depresión no psicótica melancólica, se ofrece habitualmente la TEC cuando el efecto de los fármacos ha sido insuficiente.

La eficacia de esta terapia está documentada científicamente pero los efectos secundarios cognitivos y el deterioro de la memoria son motivo de controversia y preocupación. La FDA americana está tratando de decidir si se sigue manteniendo la clasificación de la TEC como terapia de “alto riesgo” o si se reduce a “riesgo intermedio”. Los psiquiatras y anestesistas (con la experiencia directa en TEC) están a favor de la reclasificación, mientras que los neurólogos, psicólogos, bioestadísticos, y representantes del público aconsejan mantener el estatus de clase III.

En contraste con el énfasis en los efectos secundarios no deseados, está la experiencia clínica de que la TEC, a menudo, puede inducir la transición de los pacientes depresivos graves y con tendencia suicida a un estado normal y con una calidad de vida digna cuando todos los demás tratamientos han fracasado. Con el fin de obtener una óptima relación riesgo/beneficio, es aconsejable restringir el uso de la TEC a trastornos mentales graves, donde no existen otras alternativas comparables, sobre todo la depresión psicótica y peligrosa para la vida, pero también en la manía delirante, el estupor catatónico, la psicosis post-parto, la psicosis cicloide, la catatonia letal, y el síndrome neuroléptico maligno. Debido a que en estos casos el tratamiento farmacológico no es suficiente para aliviar el sufrimiento, la terapia electroconvulsiva debería ser el tratamiento de elección. Cuando la depresión menos grave resulta resistente al tratamiento farmacológico, la terapia electroconvulsiva puede ser ofrecida como segunda opción. La ampliación de las indicaciones a los trastornos mentales, donde la TEC no tiene ninguna ventaja terapéutica obvia a otros tratamientos, pero puede dar lugar a problemas de memoria y se corre el riesgo de socavar la reputación del tratamiento.

El deterioro transitorio de la memoria, es una consecuencia inevitable de los efectos secundarios de la TEC que debe ser sopesado frente al beneficio del tratamiento y el riesgo de suicidio si la depresión es tratada inadecuadamente. La incapacidad para recordar comprende en particular el período de tratamiento, pero a menudo también antes y después. La Tomografía Computarizada y la Resonancia Magnética antes y después de una serie de tratamientos no han revelado ninguna lesión en el cerebro. La restricción del uso de la TEC a trastornos mentales graves transmite un equilibrio óptimo entre el efecto terapéutico y el deterioro de la memoria y suele tomarse como un precio razonable por haber obtenido el alivio del sufrimiento severo. El objetivo de la terapia electroconvulsiva es combinar el máximo efecto terapéutico con el mínimo deterioro de la memoria.



Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: