Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 agosto 2011

La dermatitis del pañal es una irritación aguda de la piel del bebé en la zona cubierta por el pañal. Se trata de uno de los problemas de la piel más frecuentes durante el primer año de vida. Su causa principal suele ser la humedad, un pañal mojado es un medio ideal para que se intensifique cualquier pequeño trastorno existente en la zona del pañal. El calor producido por el pañal aumenta el contenido de líquido en la piel, lo que puede llegar a ocasionar un edema. El edema unido a la fricción propia del pañal pueden macerar la piel y debilitarla, volviéndola más propensa a la irritación y la infección.

Si a una piel ya de por sí irritada por las heces, se le suma el efecto de la orina, aumenta su vulnerabilidad frente a las irritaciones. Las bacterias que descomponen la orina liberan amoniaco y este eleva el pH de la piel. A consecuencia de esto, las enzimas de las deposiciones se activan y pueden provocar aún más daños en la piel. Otro de los factores que pueden influenciar la aparición de estas lesiones es la alimentación. Se ha demostrado que los bebes alimentados con lactancia materna presentaban un pH fecal menor y por lo tanto la acción irritativa también es menor, disminuyendo la incidencia de la dermatitis del pañal.

Síntomas

  • Eritema.
  • Ligero edema.
  • Lesiones papulares, eccematosas o ulceración.
  • La dermatitis del pañal por lo general NO se disemina más allá del borde de éste.

Prevención y Tratamiento

Para prevenir la dermatitis del pañal es muy importante mantener la piel tan seca y libre de microorganismos como sea posible.

  • Cambiar el pañal frecuentemente.- Con esto se evita el contacto prolongado de la piel con las heces y la orina.
  • Elegir un buen pañal.- Son recomendables los pañales diseñados para mantener la humedad alejada de la piel del bebé. De esta forma la piel se mantiene seca, el bebé se sentirá más cómodo y se reduce el riesgo de que aparezcan irritaciones. El pañal debe ser suficientemente grande y se debe procurar que el roce sea el mínimo posible.  En los últimos años, con el uso de pañales desechables ha disminuido notablemente la incidencia de esta patología.
  • Secar y airear la piel.- Dejar la zona del pañal al aire durante un rato en cada cambio de pañal.
  • No utilizar braguitas de plástico.- Este material reduce considerablemente la cantidad de aire que llega a la piel.
  • Mantener la higiene.- La zona del pañal debe limpiarse con delicadeza, usando agua templada y un jabón específico para bebés. Hay que secar muy bien la piel, haciendo especial hincapié en la zona de los pliegues.
  • Proteger la piel.- Utilizar productos que repelan el agua y actúen como barrera tópica entre la piel y las sustancias irritantes de las heces y la orina. Con estos productos también se favorece el mantenimiento del pH de la piel. Algunos de estos productos también contienen sustancias antisépticas que evitan el desarrollo de algunos microorganismos. Pueden comprarse en farmacias y se recomienda su utilización en cada cambio de pañal sobre la zona limpia y seca.
  • Consultar al pediatra.- Si a pesar de los cuidados descritos la dermatitis aparece o se agrava, hay que consultar con el pediatra para que indique el tratamiento adecuado. En casos severos se pueden utilizar corticoides de baja potencia (Hidrocortisona al 1%), en tratamientos limitados a no más de una semana. No utilizar corticoides de alta potencia. Los antibióticos tópicos deben emplearse en caso de sobreinfección bacteriana demostrada, pues su valor profiláctico no está demostrado y su aplicación sobre piel irritada puede hacer empeorar el cuadro.

Complicaciones

Las complicaciones más habituales son de tipo infeccioso.

  • Sobreinfección por Candida albicans.-  Se manifiesta clínicamente como eritema intenso de tinte rojo violáceo con formación de pápulas y pápulo-pústulas de extensión periférica. Muchos casos de dermatitis del pañal se solucionan con la aplicación tópica de un antifúngico. En muchos casos, la asociación de un corticoide suave con un antifúngico tópico es de gran utilidad.
  • Granuloma glúteo infantil.-  Es una complicación de una dermatitis del pañal asociada a la utilización de corticoides tópicos de alta potencia, caracterizada por la aparición de nódulos violáceos o purpúreos de hasta 2 ó 3 cm de diámetro.
  • Hipopigmentación o cicatrización.-  Son complicaciones de dermatitis del pañal moderadas.

Read Full Post »

El colesterol elevado es un problema de salud incluido entre los principales factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares. Mantener los niveles de colesterol controlados contribuye a reducir el riesgo de sufrir un accidente cardíaco hasta en un 40%, por lo tanto, es necesario llevar a cabo las medidas de prevención necesarias y el tratamiento adecuado día a día y de forma constante, y no tomarlo como si se tratara de un problema pasajero.

Por lo general, ante los resultados de una analítica, se cree que es suficiente con que la cifra de colesterol sea baja. Sin embargo, lo correcto y saludable para el corazón  es que el colesterol LDL (colesterol malo) sea bajo, ya que es este el que obstruye las arterias y aumenta el riesgo cardiovascular; y que el HDL (colesterol bueno) sea alto porque este es el encargado de arrastrar al malo disminuyendo la posibilidad de sufrir problemas coronarios.

Niveles Adecuados

  • Colesterol LDL.- La cifra idónea se encuentra entre los 150 y los 190 mg/dl. Se recomienda que no supere los 200 mg/dl.
  • Colesterol HDL.- Conviene que esté por encima de los 45 mg/dl. Su rango idóneo se encuentra entre los 45 y los 60 mg/dl.

Bajar el LDL

  • Reducir algunos alimentos.-  Las carnes rojas, embutidos, mantequilla y lácteos. También es conveniente reducir el consumo de marisco y no tomar más de 3 huevos a la semana.
  • Limitar el consumo de azúcar.- El exceso de azúcar favorece la acumulación de grasa en las arterias.
  • Tomar más fibra.- Una dieta rica en fibra ayuda a eliminar el colesterol malo.
  • Semillas de lino.- Varios estudios han demostrado que disminuyen el colesterol malo.
  • Controlar el Estrés.- Es importante controlar el estrés porque con la tensión el cuerpo produce más colesterol.

Aumentar el HDL

  • Evitar el sobrepeso.- Con los kilos de más es muy fácil que se disparen los triglicéridos, y estos disminuyen el colesterol bueno.
  • Grasas Omega 3 y Aceite de Oliva.- Facilitan la metabolización de los lípidos y suben los niveles de HDL.
  • Vino Tinto.- Su consumo moderado ayuda a elevar el colesterol bueno por su contenido en polifenoles.

Recomendaciones Generales

Merece la pena cambiar ciertos hábitos de vida que no son saludables, por otros que contribuyen a controlar los niveles de colesterol y que aportan importantes beneficios.

  • Dieta Mediterránea.- Se ha demostrado que los patrones de la dieta mediterránea ayudan a controlar el nivel de colesterol, aumentando el HDL y reduciendo el LDL. En la dieta deben estar presentes las fruta, las verduras, las legumbres, los frutos secos y el pescado. Restringir la ingesta de platos precocinados, la carne demasiado grasa, los embutidos y la bollería industrial. Optar por formas de cocinar los alimentos más ligeras como al horno, a la plancha, al vapor… Olvidar los fritos y los guisos demasiado grasos.
  • Practicar Ejercicio Físico.- Dedicar 40 minutos al día a practicar deporte consigue aumentar los niveles de colesterol bueno. Es muy recomendable la bicicleta, bailar, nadar o caminar a ritmo ligero.
  • Esteroles Vegetales.- La Comisión Europea ha confirmado que el consumo diario de entre 1,5 y 2,4 gramos de esteroles vegetales, permite disminuir entre  un 7 y un 10% los niveles de colesterol en sangre. Es muy recomendable enriquecer la dieta mediterránea con leches fermentadas enriquecidas con esteroles vegetales.
  • Dejar de Fumar.- El tabaquismo empeora los efectos del colesterol LDL, reduce los efectos beneficiosos del colesterol HDL  y aumenta el riesgo de padecer enfermedad coronaria.
  • Reducir el consumo de Alcohol.- Un alto consumo de alcohol puede afectar al hígado y a los músculos del corazón, aumentando la presión sanguínea, los triglicéridos y con ello el LDL o colesterol malo.

Read Full Post »

La hepatitis C es un proceso inflamatorio del parénquima hepático, que no suele presentar síntomas, por ello su diagnóstico es complicado y se considera de vital importancia seguir las medidas indicadas para su prevención. Se estima que más del 50% de los afectados desconoce que padece la enfermedad.

Se calcula que 170 millones de personas en todo el mundo están infectadas con el virus de la hepatitis C, 700.000 de ellas en España.

Causas y Factores de Riesgo

La Hepatitis C está causada por un virus RNA. Este virus provoca una inflamación del hígado que se cronifica y va progresando. Con el paso del tiempo, puede terminar produciendo importantes daños en el hígado; además de cirrosis, hemorragia por varices, encefalopatía, ascitis y cáncer. El 76% de los tumores hepáticos son resultado directo  de una infección por hepatitis C.

Los principales factores de riesgo son:

  • Compartir jeringuillas, cuchillas de afeitar o cepillos de dientes.
  • Mantener contactos sexuales con múltiples parejas y sin protección.
  • Ponerse piercings o hacerse tatuajes bajo deficientes condiciones higiénicas.
  • Haber recibido una transfusión de sangre antes de 1991.

Síntomas

El periodo de incubación del virus varía entre 2 y 26 semanas, pero la media suele estar en 6-7 semanas.

  • Entre el 10 y el 25% de los pacientes desarrollan síntomas inespecíficos.
  • Entre el 60 y el 80%  de los casos comienza sin síntomas aparentes y sólo en algunas ocasiones conlleva problemas gastrointestinales.
  • Durante los 6 primeros meses de la infección o fase aguda, no se suelen experimentar síntomas. La mayoría de los pacientes no son conscientes de que han contraído la enfermedad hasta décadas después.
  • En la fase crónica el enfermo puede sentirse cansado.
  • Otros trastornos pueden ser: pérdida de peso o apetito, dolor articular, náuseas, molestias similares a la gripe (fiebre, cefalea, sudores…), ansiedad, dificultad de concentración, intolerancia al alcohol o dolor en la zona del hígado.

Vías de Transmisión

La hepatitis C se transmite por la sangre, pocas veces por relaciones sexuales y excepcionalmente de madre a hijo.

  • Agujas contaminadas.
  • Hemodiálisis.
  • Mordedura humana.
  • Trasplantes, transfusiones, hemoderivados.
  • Acupuntura, piercings y tatuajes.
  • Relaciones sexuales.
  • Contacto con objetos que contienen restos de sangre.
  • Niños nacidos de madres infectadas y transmisión intrafamiliar.

La hepatitis C no se contagia por la leche materna, los abrazos, la tos, estornudos, comida, agua, contacto casual, uso compartido de utensilios de comida o vasos.

Tratamiento

Hasta el momento, se han identificado 6 genotipos de la hepatitis C que pueden responder de forma diferente a las terapias, por ello unos pacientes tienen más posibilidades de curación que otros.

El tratamiento estándar es el Interferón Pegilado más Ribavirina, pero no es eficaz en muchas de las personas infectadas. La hepatitis C puede curarse en aquellos enfermos que responden bien a las terapias. Hasta ahora, la mitad de los pacientes del genotipo 1 (el más difícil de curar) no respondía al tratamiento, pero se han desarrollado nuevos Antirretrovirales que, en combinación con el Interferón Pegilado y la Ribavirina, aumenta entre un 25 y un 30% las posibilidades de curación de estos pacientes.

Prevención y Profilaxis

  • No existe vacuna contra la hepatitis C. Se trata de un virus muy mutante y no dispone de un gen que corrija los errores.
  • No se recomienda el uso de inmunoglobulinas post-exposición.
  • Screenig de todas las sangres y hemoderivados.
  • Destrucción de las agujas desechables.
  • Esterilización de todo el material reutilizable.
  • Precauciones universales y técnicas barrera.
  • No compartir jeringuillas, cepillos de dientes, maquinillas de afeitar…
  • Campañas de educación acerca del uso de material estéril y de un solo uso.
  • Campañas de educación sexual y uso de preservativo.

 

Read Full Post »

Los estudios sobre nutrición indican que se toma más carne y sus derivados de lo que sería recomendable para la salud. Por el contrario no se da tanta importancia al consumo de cereales, verduras, hortalizas, frutas y legumbres. Estos grupos de alimentos son fundamentales dentro de una dieta sana y equilibrada para mantener la salud y evitar el sobrepeso. La dieta equilibrada será aquella que además de ser sana, nutritiva y apetecible, contribuya también a prevenir las enfermedades crónicas.

Según la última Encuesta Europea de Salud, unos 6 millones de españoles son obesos, cifra que se ha disparado en los últimos años. Los nutricionistas hacen incapié en que todos los nutrientes son básicos para la salud, desde las vitaminas a las grasas. Prescindir de cualquiera de ellos puede provocar importantes desequilibrios nutricionales. En una dieta equilibrada se puede comer de todo, pero en su justa medida. En una dieta equilibrada es tan importante la cantidad como la calidad. Por tanto, para que la dieta sea correcta y equilibrada tienen que estar presentes en ella la energía y todos los nutrientes en las cantidades adecuadas y suficientes para cubrir las necesidades particulares de cada persona y mantener la salud. El agua, aunque no se considera un nutriente, es también vital para la vida. Otra sustancia nutricionalmente importante es la fibra dietética.

  • 5 Raciones de Fruta y Verduras.- Una ración corresponde a una pieza de fruta o un vaso de zumo. Una taza de verdura cortada cruda o media de hortaliza, equivale a una ración. Diversas investigaciones demuestran que tomar esta cantidad a diario previene algunas enfermedades, por otra parte son de bajo valor calórico por lo que ayudan a controlar el peso.
  • 4 Raciones de Cereales Integrales.- Una ración de pasta, arroz o avena serían unos 40 gramos. Son más calóricos que las frutas y verduras pero pueden tomarse como guarnición para pescados o carnes.
  • 2 Raciones de Proteínas.- Es mejor optar por las proteínas del pescado, la carne de ave y el conejo. Una ración corresponde a un cuarto de pollo o conejo, si se trata de pescado serían unos 150 gramos. 30 gramos de legumbre sería una ración de proteína vegetal.
  • 2 Raciones de Grasas.- La grasa también es necesaria para el buen funcionamiento del organismo. Hay que evitar las grasas saturadas y las trans porque contienen mucho colesterol. Lo ideal es optar por grasas como el aceite de oliva o los frutos secos (con moderación). Una cucharada de aceite de oliva equivale a una ración de grasa y aporta 90 calorías.

Consumo Recomendado de Alimentos

  • Pastas, arroces.- 2 ó 3 por semana.
  • Pan.-  A diario (80 g aprox.).
  • Legumbres.- 1 ó 2 veces por semana.
  • Hortalizas Crudas (ensalada).-  1 vez al día.
  • Verduras Cocinadas.-  1 vez al día.
  • Frutas Cítricas.- 1 ó 2 piezas diarias.
  • Frutas no Cítricas .- 2 piezas diarias.
  • Lácteos.- El equivalente a 600 ml. diarios.
  • Huevos.- 4 Unidades por semana.
  • Pescados.-  2 ó 3 veces por semana.
  • Carnes Magras.- 2  o 3 veces por semana.
  • Carnes Rojas.- Consumo ocasional.
  • Embutidos, Dulces y Bollería.- Consumo ocasional.

Read Full Post »

El orzuelo es uno de los problemas oculares más comunes y en la mayoría de los casos se trata de una afección benigna que se resuelve por sí misma en unos días.

Definición y Tipos

El orzuelo es la obstrucción, inflamación y posterior sobreinfección de unas glandulas localizadas en el párpado. En el párpado, tenemos tres tipos de glándulas sebáceas que son las que producen el líquido o la grasa de los ojos: las glándulas de Zeiss, de Moll y de Meibomio.

  • Orzuelo Externo.- Afecta a las glándulas de Zeis y Moll y su orificio de drenaje está situado hacia el exterior del párpado.
  • Orzuelo Interno.- Afecta a las glándulas de Meibomio y suele ser un poco más problemático, su orificio de drenaje va hacia dentro del ojo. El orzuelo interno es menos frecuente, pero provoca un dolor más intenso e incluso en ocasiones, fiebre.
  • Chalazión.- es un nódulo indoloro sobre el que la piel se desliza fácilmente y producido cuando la inflamación aguda del orzuelo se cronifica.

Síntomas

  • Inflamación.
  • Dolor.
  • Enrojecimiento.
  • Lagrimeo del ojo.
  • Sensación irritante y arenosa como si hubiese un cuerpo extraño.
  • Sensibilidad a la luz.

Causas

  • Un orzuelo es causado por bacterias de la piel que se introducen en las glándulas sebáceas en los párpados.
  • Las sobreinfecciones en los orzuelos suelen estar causadas la mayoría de las veces por Staphilococus Aureus. Esta bacteria habita normalmente en la piel y mucosas y aprovecha cualquier oportunidad para infectar las zonas más vulnerables. Se trata de una bacteria muy resistente y en la mayoría de los casos el uso de antibióticos tópicos no resulta de gran utilidad.
  • La principal causa de aparición de orzuelos es una bajada de defensas en el organismo que puede estar ocasionada por estrés, ansiedad, anemia, gripe…
  • En los niños puede aparecer por un mal control de problemas oculares como miopía o astigmatismo y en los adultos por no utilizar las gafas cuando se necesitan y forzar la vista. En ambos casos es muy importante acudir al oftalmólogo.
  • La aparición frecuente de orzuelos se asocia con deficiencias de vitamina A.

Tratamiento

  • Lo mejor es aplicar calor para que el orzuelo se abra y la grasa contenida en el mismo salga.
  • La mejor forma de consegir que un orzuelo se abra es por medio de compresas calientes que se colocarán sobre el ojo durante 10 o 15 minutos, tres o cuatro veces al día hasta que se abra. Normalmente el orzuelo suele abrirse en uno o dos días.
  • En algunas ocasiones se requieren colirios y pomadas antibióticas para evitar las sobreinfecciones.
  • Cuando el orzuelo se cronifica, puede requerir su extirpación quirúrgica.

Recomendaciones

  • NUNCA debe presionarse un orzuelo porque podría diseminarse la infección.
  • Extremar la limpieza ocular para evitar la obstrucción de las glándulas parpebrales. Existen una amplia variedad de toallitas y geles limpiadores, de venta en farmacia, muy útiles y beneficiosos para la salud ocular.
  • Mantener las manos muy limpias, ya que con ellas entramos en contacto con multitud de gérmenes que pueden pasar fácilmente a los ojos.

Read Full Post »

Cuando se pretende adelgazar rápidamente no parece preocupar que las dietas sean equilibradas o que puedan desencadenar problemas de salud. Las dietas “milagro” no existen y pueden llegar a ser muy perjudiciales para el organismo. Es muy peligroso tratar de eliminar los kilos sobrantes en el menor tiempo posible, lo mejor es ponerse en manos de un especialista y seguir un estilo de vida saludable.

  • Cuidar la salud.- Cuando se sigue una dieta estricta y desequilibrada se reduce notablemente la ingesta de minerales. Los minerales constituyen un aporte esencial para el buen funcionamiento del organismo. Hay que procurar seguir aportando estos nutrientes para que la salud no se vea afectada.
  • Hacer ejercicio físico.- La práctica de ejercicio a diario, favorece la pérdida de peso y la producción de endorfinas a nivel cerebral que mejoran el estado de ánimo.
  • Acudir a un especialista.- El más indicado es el especialista en dietética y nutrición. Es necesario hacer un chequeo preliminar y un estudio de los hábitos alimenticios, actividad diaria, metabolismo basal y composición corporal para que el especialista pueda recomendar una dieta personalizada y el ejercicio físico más adecuado.
  • Aprender a comer.- Hay que eliminar malas conductas alimenticias y mantenerlas más allá del periodo de la dieta. Hay que tratar de cuidarse todo el año, tomar una dieta equilibrada, no excluir alimentos imprescindibles, hacer ejercicio y tomar nutrientes de todos los grupos alimenticios. Hay que desterrar mitos de que ciertos alimentos engordan y no hay que tomarlos, muchos de estos alimentos aportan nutrientes muy necesarios como son: pan, aceite de oliva, omega3, legumbres, soja, plátano, pasta…
  • Hábitos saludables.- Lo ideal es comer en casa pero si no queda más remedio que hacerlo fuera hay que tratar de tomar menos sal y menos grasa. Hay que tratar de hacer 5 comidas al día. Para favorecer la digestión se debe masticar despacio y bien. Se debe de tratar de reducir el consumo de proteínas de origen animal y optar por frutas, verduras y hortalizas. Tomar carne de pollo, pavo conejo y pescado.
  • Beber.- Beber habitualmente mejora el funcionamiento de los órganos internos. Tomar agua, infusiones y zumos naturales.
  • Olvidar las dietas “milagro”.- Es imposible perder los kilos acumulados durante el año en unas pocas semanas. Las dietas que prometen resultados inmediatos provocan efectos secundarios perjudiciales como pueden ser: déficit de vitaminas y minerales, alteraciones metabólicas y hasta anorexia y bulimia en casos extremos.
  • Reducir el estrés.- Para controlar el estrés practicar yoga, tai-chi o pilates para relajarse. La fitoterapia también ayuda por medio de infusiones que ayudan a relajarse y a evitar la ansiedad como la tila, la valeriana o la amapola.
  • Descansar adecuadamente.- Un buen descanso es imprescindible para mantener el equilibrio necesario. Se debe dormir de 7 a 8 horas diarias en una cama cómoda y en una habitación confortable.
  • Comer sano es comer de todo.- Estar a dieta no tiene que ser aburrido. Hay que cambiar la forma de cocinar o los aditivos pero hay que tratar de comer de todo en su justa medida.

Read Full Post »

Se llama interacción medicamentosa a las modificaciones que sobre el mecanismo de acción o el efecto de un fármaco, puede producir otro fármaco, otra sustancia o alimentos  cuando se usa de forma conjunta.

Cuando se sigue un tratamiento farmacológico hay que tener mucho cuidado con las diferentes mezclas que puedan llevarse a cabo, ya sea con alimentos o con otro tipo de fármacos. Algunos fármacos se absorben peor y pierden su eficacia cuando se toman con ciertos alimentos. Por ejemplo, el hierro hay que tomarlo en ayunas y con un zumo de naranja, porque la Vitamina C favorece la absorción del hierro.

Las interacciones de los fármacos suelen aparecer en el prospecto, por ello es muy importante leerlo antes de tomar cualquier tipo de medicamento.

Parejas que no hay que mezclar

  • Psicofármacos/Pomelo.- Los estudios han demostrado que esta fruta contiene sustancias que podrían desequilibrar la manera en que el organismo metaboliza los psicofármacos (tranquilizantes, ansiolíticos, antidepresivos, pastillas para dormir). En concreto se cree que el pomelo podría intensificar la potencia y los efectos secundarios de este tipo de fármacos. Las consecuencias de la mezcla podrían ser nauseas, mareos, problemas digestivos, somnolencia, confusión y falta de concentración.
  • Hipérico/Píldora Anticonceptiva.- El hipérico (hierba de San Juan) ya sea en infusión o en cápsula, afecta al equilibrio hormonal de la píldora (también a los parches y anillos) y hace que su pierda efectividad con el consiguiente riesgo de embarazo.Un grupo de componentes de esta hierba, utilizada como antidepresivo suave y natural, reducen la cantidad de hormonas que llegan a la sangre, aumentando la posibilidad de ovulación  a pesar del anticonceptivo.
  • Tranquilizantes /Fungicidas.- Los fármacos fungicidas (antihongos) refuerzan los efectos de los tranquilizantes y pueden provocar somnolencia y falta de reflejos durante todo el día.
  • Píldora Anticonceptiva/Antibióticos.- La tetraciclina es un antibiótico que suele recetarse para tratar infecciones urinarias, acné y alguna ETS (enfermedad de transmisión sexual). Este tipo de antibiótico podría interactuar con la píldora y rebajar su efectividad. Cuando se sigue un tratamiento con este tipo de antibiótico es conveniente reforzar la protección anticonceptiva con un preservativo para evitar posibles embarazos no deseados. Esta protección extra debería usarse hasta una semana después de terminado el tratamiento.
  • Antiácidos/Antidepresivos.- Algunos antidepresivos aumentan la concentración de antiácidos en el estómago y hacen que sus efectos sean demasiado fuertes, pudiendo llegar a irritar y dañar los tejidos estomacales.
  • Antialérgicos/Tranquilizantes.- Los antihistamínicos usados contra las alergias refuerzan la acción de cualquier tranquilizante. Juntos pueden resultar una combinación peligrosa porque ambos medicamentos aumentarán la somnolencia y pueden producir mareos, desorientación e incapacidad para concentrarse y reaccionar.

Recomendaciones

  • NO automedicarse.
  • Nunca aumentar o disminuir la dosis sin consultarlo antes con el médico.
  • Completar los tratamientos aunque no se tengan síntomas y parezca que ya se está curado. A veces, los síntomas desaparecen pero el problema sigue latente.
  • El consumo de alcohol es incompatible con algunos analgésicos, con los tranquilizantes y con los antigripales.
  • Evitar tomar los medicamentos con bebidas carbonatadas porque aumentan la secreción de ácidos en el estómago.
  • Leer bien el prospecto antes de tomar cualquier medicamento y respetar las dosis, horarios y duración del tratamiento recomendado por el médico.
  • Informar al médico si se notan molestias debidas a la toma del medicamento.
  • No tomar medicinas recomendadas por otras personas, consultar con el médico o el farmacéutico.
  • Guardar siempre los medicamentos en sus cajas y con su prospecto, en un lugar fresco y seco.
  • Comprobar las fechas de caducidad.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: